lunes, 24 de junio de 2013

Correr para ser el héroe del hogar

(Mil razones para correr)

Arte de Roger Payne.

Cuando en esa ocasión ya me iba del lugar de la carrera de 5k que habíamos corrido, una señora joven que nunca había visto, me pasó por un lado, se veía contenta, y le pregunté que como le fue en la carrera, "muy bien, me gustó mucho, lo único malo fue que yo quería una camiseta, pero no llegué en los 300 primeros y no alcancé" me dijo. Para eso, llevaba la mía sobre el hombro, y sin pensarlo se la obsequié para motivarla por haber terminado la distancia... sin dudarlo la tomó y me dio las gracias, ahora mas feliz de lo que ya estaba. "Pero, ¿Y usted?", me pregunta, a lo cual le contesto- "No se preocupe, yo corro muy seguido, y usted hoy terminó esta carrera, también se la merece".

Running Art by Artist Coreen Steinbach.

A lo que me lleva el párrafo anterior, es a decirles, que me he topado con gente que corre por mil razones, y todas, absolutamente todas son válidas, todas son una buena razón para hacerlo. Enlistarlas sería interminable. Aunque, ¿porque no mencionar algunas?... hay quienes corren por sentir algún día una medalla colgando de su cuello. Para llegar a sus casas y decir "lo hice, conseguí un nuevo record personal". Para lograr estar mas tiempo en movimiento, y poder terminar un día un medio maratón. Para tener el pretexto de viajar y conocer nuevas ciudades. Para sentir que aunque a veces duela, ese dolor, al cruzar la línea de meta se convierte en felicidad y satisfacción. Etc.

Haile Gebrselassie, el, por ejemplo, tiene la satisfacción de ser una estrella mundial del atletismo, y no solo de Etiopía. El menciona que le gusta correr para establecer nuevos récords mundiales, algo que disfruta enormemente, pero su deporte lo ha aprovechado al máximo, ya que haciendo lo que mas le gusta, el consigue abrir empresas, escuelas, centros deportivos y hasta un Hotel en su mismo país, generando empleos para miles de sus paisanos. Con el sale sobrando la pregunta del ¿porque te gusta correr?.

Blue Ridge, Janet Wimmer

Julie Weiss, una de las protagonistas del "Spirit of the Marathon II" corría inicialmente para darle gusto a su padre, porque además de disfrutarlo quería calificar a Boston. Después su meta cambia, y decide correr 52 maratones para recabar fondos, para apoyar estudios sobre el cancer de páncreas. Esta vez corría por conseguir "dinero", pero no para beneficio personal, sino por la satisfacción de poder ayudar a otros.

Triste y decepcionante fue recientemente ver como un corredor profesional le insultaba a otro (de un nivel algo menor que el) llamándolo mediocre y conformista al no correr como el por los mismos objetivos, o por no tener los mismos intereses, y por no compartir iguales puntos de vista. El agredido sin embargo es un gran corredor, que siempre se le ve entrenando duro y buscando superarse como atleta, y que muy pronto podría ser también considerado élite, ya que me consta que de los calificativos que le dio su ahora ex-amigo no aplican en lo absoluto para el... ¿Acaso algún corredor es conformista?, cuando con el simple hecho de hacerlo, ya estas haciendo algo por mejorar en tu persona.

"Runners" by Malcolm Farley

Otro feo caso fue leer lo que otro "elite" comentó en otra ocasión: "ya estubo bueno de tanto desgaste y de correr solo por medallitas y trofeos", argumentando que ellos corrían por dinero". Con toda esta negatividad pretendían hacer menos a los demás, por no ser del mismo nivel supuestamente "profesional".
 La polémica surgió de inmediato entre corredores de todos los niveles, discutiendo el tema. Aclarando que no todos corremos para ganar dinero, ya que vivir de correr es un privilegio de muy pocos, y se les sugirió que si no son felices participando en carreras que no dan premios económicos, que deberían abstenerse de participar en ellas, ¿para que quitarle la oportunidad de conseguir esa medalla y ese trofeo a quienes si serían muy felices ganándolos?. Lo que ellos despreciaban, sería un sueño dorado para otros conseguirlo.
 Talvez están buscando en el lugar equivocado, y aunque sus razones para correr son importantes para ellos, se les respeta y ellos deberían de hacer lo mismo, ya que no se vale ofender a otros, ni a hacer menos a los corredores principiantes, intermedios, o simplemente a los recreativos que corren por lo básico, a los que corren por ser héores en su familia, en sus hogares, porque somos (me incluyo) los que les damos vida a tantas carreras de ruta, y en todo el mundo somos mayoría y llenamos las calles. Por que subestimar a los que corren por lo que les genera felicidad, por salud, por sentirse libres, fuertes, sin importar mucho si lograran un podio o no. A los que corren porque no siempre quieren ser espectadores, o porque quieren llegar con orgullo a sus casas, donde ellos son los héroes, los mejores deportistas, y muestran con sus manos una bonita camiseta y dicen "¡mira, si pude... lo logré!!".  



Archivo del blog