jueves, 13 de noviembre de 2014

La Frustración por Abandonar


Aquella vez estaba tan animado por participar en el maratón de Mexicali en su edición del 2010, que no me importaba que una reciente lesión en el cuádriceps izquierdo (muslo), en el músculo vasto externo siguiera doliendo y no cediera.
Me inscribí aun sabiendo que la dolencia prevalecía, pero con cierta confianza de que llegada la fecha se me iba a quitar o al menos que se hubiera aminorado para entonces.
¡Yo quería ese maratón!... pensé que si algo dolería o molestaría llegado el día del evento, que me iba a dar ya cuando faltara poco para terminar.

¡Pues no fue así!  Apenas comenzando, al km.2  una molestia que estuvo latente en ese muslo ya comenzaba a punzar, y no le quise hacer mucho caso para no bajar el ritmo. Pasados los 20 kilómetros lamentablemente aquella lesión ya se había hecho presente de forma abierta, no dolía mucho y además yo seguía ignorándolo hasta donde podía, hasta el km.25... al 30... no, que difícil caso, al parecer aquella lesión me las quiso cobrar por querer ignorarla y sucedió que a partir de donde surgió ese malestar, un hormigueo se fue extendiendo poco a poco y bajando por toda la pierna, hasta que aquello era mas que nada un entumecimiento.


Paula Radcliffe

Era el Km.32, llegué lejos, quedé a diez kilómetros de la meta, lo cual en esas condiciones me hubiera tomado mas de una hora para llegar, ¡pero no quería llegar arrastrando la pierna!.
Consideré que abandonar fue lo mejor que pude hacer, porque de continuar pude haber provocado que esa lesión se acrecentara tanto que me hubiera dejado fuera de la jugada por muchos meses, y ya había pasado por algo similar anteriormente. Mejor abandonar a tiempo que empeorar una lesión que pueda durar un año, pensé.
Es frustrante claro que lo es, en la meta ves a otros recibiendo la bonita medalla, te da gusto por ellos, pero te quedas con la incertidumbre, con dudas, no sabes o estás seguro de si hiciste lo correcto o fue solo un impulso por oír las voces negativas que retumban en la mente, y que sobre todo en las distancias largas te dicen: "Ya detente, para tu sufrimiento", y llegas a pensar: "Yo entré a disfrutar el maratón, no ha sufrir estos dolores". 
Sabemos que llegar a cada meta cuesta, que cualquier cosa nos puede suceder en el trayecto, que los calambres son casi una garantía en algún punto de los 42 kms. pero vamos sabiendo lo que enfrentamos.

A los pocos meses aquella lesión desapareció. Creo que hice bien en no terminar ese maratón, que lástima que así se me dieron las cosas, participé sabiendo de antemano que no estaba listo, me arriesgué.


 Carreras y maratones siempre hay, no siempre se puede, así que hay que darse ánimos, y en eso somos expertos los runners en auto motivarnos. El alma está dispuesta, pero a veces el cuerpo no, hay que saberlo escuchar, darle sus debidos descansos y ser pacientes, no dejemos jamás que se derribe el entusiasmo por hacer nuestro deporte.

Todo el tiempo sucede, no se es mal deportista por abandonar, y no importa la distancia, pues hasta los mas grandes atletas han abandonado mas de una vez algún evento importante. ¿Ejemplos?

Haile Gebrselassie: una leyenda del atletismo, campeón olímpico y poseedor del récord mundial en maratón con 2:03:59 horas por varios años, tuvo que abandonar el maratón de Londres en 2007.
En los Olímpicos de Atlanta 96 se salió a media carrera de su prueba de 5 mil metros, al parecer fue debido a algunas ampollas.
En años recientes se ha sabido que sufre de algunos problemas respiratorios que aunado a su edad le cuesta mucho manejar un paso fuerte, y por tal razón ha abandonado el maratón de Nueva York en 2010, el de Berlín en el 2011 y el de Fukuoka en 2012.


Haile Gebrselassie saliendose del maratón de Berlín en 2011.

Paula Radcliffe: la inglesa que todavía ostenta la marca mas rápida conseguida para una mujer en maratón (2:15:25 horas) ganó varias veces los maratones mas importantes del mundo, pero nunca se le concedió ganar el maratón olímpico. En las olimpiadas de Atenas, justo dos semanas antes, se lastimó una pierna, y tuvo que echar mano de altas dosis de anti-inflamatorios para aspirar a ganar una medalla, pero no... los efectos secundarios fueron desastrosos en su organismo, fuertes dolores estomacales la obligaron a abandonar en el km 36. Bañada en lágrimas por el malogrado intento las cámaras solo la seguían a ella por lo que pudo ser... y no fue.

Ahí no acabó la cosa, ya que cinco días después ahí mismo en Atenas sería su prueba de 10 mil metros, sin embargo aun sufría de los estragos del maratón y de los mismos efectos, y se repitió la historia, dejando la prueba cuando le restaban 3200 metros para terminarla.
¿Creerías que estoy hablando de alguien que ganó tres veces el maratón de Londres, otras tres veces el de Nueva York, y una mas en Chicago?... pues se trata de la misma persona.
Paula al igual que Haile, son dos de las mas grandes leyendas vivientes del atletismo.

Así que ya lo sabes, hasta a los mas grande les pasa, no te preocupes tanto si tuviste que abandonar esta vez, no pasa nada, miles de retos mas están por venir, mejor nos cuidamos y preparamos bien para enfrentarlos, para vivirlos intensamente y disfrutarlos.


¡Gracias por tu visita!






Archivo del blog