miércoles, 29 de julio de 2015

El Maratón y Medio Maratón de Tijuana 2015

(El Maratón y Medio Maratón de los Deseos)

Hace casi 9 años ya, fue un 5 de noviembre del 2006 que corrí mi primer medio maratón, fue increíble, aun con una ruta pesada, ─fue en parte por la colonia Chapultepec─ terminé muy contento, casi enamorado de la distancia de 21 kms. e hice 1:46:30 horas en mi debut.
Se hacía en otoño, con un clima benévolo, agradable, pero después todo cambiaría, ya que a partir del 2008 se trasladaría la justa atlética al mes de julio.



2015: "El Maratón y Medio de Tijuana 2015"

Éramos miles, alrededor de 4 mil participantes, y todos deseando ya que comenzara (puntualmente) la gran carrera, pero no, a las 7 en punto no salimos, el encargado de vocear las instrucciones, pedía aplausos, nos puso a cantar el himno, y a esperar... y por fin, salimos con unos ocho minutos de atraso, y desde luego, todos, los de ambas distancias revueltos, incluso sin acomodar a la gente... ah como deseo eso, de que organicen a la gente en grupos (corrales, como algunos los llaman) de acuerdo al tiempo que cada corredor puede o estima que podrá hacer, para que así todos salgamos mas ordenados.

Qué bueno sería que los participantes de Maratón salieran una o media hora antes, para que batallen menos con el clima húmedo y caliente y para que los de 21 kms no les obstruyamos el paso. Ése era otro de mis deseos, mientras trataba de abrirme camino durante el primer kilómetro y medio, donde desafortunadamente invertí un minuto más de tiempo del que quería hacer. Ni hablar, de todos modos iba disfrutando la carrera, es algo innegable, pues no todo se trata de récords personales.



Referente al párrafo anterior, el mismo problema se suscitaba cada año en el Maratón de la Ciudad de México (que ya lo viví en carne propia), y justo en éste mismo día, allá también se estaba llevando a cabo el Medio maratón, sí, ya apartado o separado de la prueba suprema que es el Maratón, el cual se corre dentro de un mes. Ahora cada prueba tiene su propia fecha y evento, y me hace pensar: que ¿acaso en Tijuana no podemos hacer lo mismo?, en Mexicali y en Ensenada también lo hacen de este modo, y hasta nos benefician pues podemos correr en ambas pruebas, aunque claro, siempre en los 42 kms es mucho menos gente (hablando de maratones locales).

La misma ruta de cada año, una muy bonita, donde una de mis partes favoritas es pasar por la famosa Avenida Revolución. 
Mis 5 kms en 21:45, con un minuto atrasado sobre el que quería hacer (20:45).

Deseaba que el calor no fuera a elevarse pronto, que se tardara lo más posible, y no tanto por los medios maratonistas que éramos la gran mayoría, sino por los de maratón, que cada año sufren los estragos de las altas temperaturas, también por falta de líquidos, que no siempre resultan suficientes, ésto de acuerdo a lo que ellos mismos me comentan. Tal deshidratación provoca que algunos solo quieran abandonar, o no volver a correrlo nunca más, aunque los mas valientes vuelven... y no falta quien llega a la meta vomitando o a punto del desmayo, por esforzarse al límite y no haberse hidratado debidamente.

Ése, es otro de mis deseos, que no se haga el maratón en pleno verano, no importa que el aniversario de la ciudad no coincida con nuestra carrera; creo que el maratonista se merece esforzarse bajo las condiciones ideales (de ser posible) o no tan ideales, pero vaya, el año tiene 12 meses y 4 estaciones.



"Vamos Héctor, vas muy lento" me grita el buen amigo Ramón "Merry" López, y lo saludo con gusto, pues ya casi no se deja ver... y no me detengo, pero me voy deseando que pronto ya pueda trotar y regrese a las carreras.

Que fuerte iba el Doctor Eduardo Valle a sus 50 y tantos, todo un ejemplo para mi su fortaleza, su entereza, iba con el señalamiento de pacer de 1:30 horas, solo puedo pensar cuando lo veo correr así: "deseo algún día poder correr como él"... y me dejó antes de mi 10k, al cual yo llegaría en 44 minutos flat, señal de que un récord personal no sería posible, no al menos esta vez.

En las 5 y 10, subir el puente me hizo darme cuenta que no me sentía tan bien, aunque parezco disco rayado por mencionarlo siempre, yo soy de los que pierden rápidamente la energía por sudar tan copiosamente como lo hago (estoy algo defectuosillo), y no importa que no me pierda un solo puesto de bebidas. 

Bajando el puente aproveché para manejar un paso mas rápido, algo como 4:10' por kilómetro, y a ver cuanto me duraba el gusto... solo fue como por una milla.

Grupo puntero de Medio Maratón.
Fotos 1-5 de Yo También Corro en Tijuana.

En el km.15 siempre me topo con el "murito", sí, no se a cuantos les suceda lo mismo, pero siempre en medio maratón, al llegar entre éste km 15 o en el 16, me pega un cansancio extraño, uno engañoso, casi casi manipulador, que me dice que camine, que ya no corra, que me detenga y mejor la haga de porrista, que me dice "mejor toma una calafia y véte a tu casa a descansar"... pero como si padeciera de alucinaciones me hago de oídos sordos, y trato de ignorar esa vocecilla negativa, aunque baje el paso, no me detengo.

Veo a un berrendo acercarse, Pizarro viene cerca, me va alcanzar... pisa el acelerador Héctor, me digo, pero luego cambio de opinión: "no, pues que bueno que él ya está de  vuelta, mejor deseo que me alcance y me deje atrás, así como hace años cuando yo me encargaba de perseguirlo, con esa rivalidad sana que traíamos, que además si me rebasa será un buen motivo para yo tratar de hacer una marca decente y debajo de 1:40 horas".

Pero en eso que se me empareja el buen "Checo" Sergio Rodríguez en el km 16, y él me confiesa que se lastimó el pie y que mejor correrá la mitad, pues iba por el maratón. 
Nos fuimos por espacio de kilómetro y medio juntos, platicando, y que pretexto agarré para "trotar" en vez de correr, ya no me estaba importando mucho el hacer una buena marca. 

También se nos emparejó por unos segundos Marco Jiménez, un buen corredor local que iba por su tercer maratón, y que recientemente en San Diego lograra un magnífico 3:14' horas; nos saludamos y luego él siguió con su paso, uno muy fuerte, iba a llegar a la mitad de su maratón aun mas rápido que nosotros que solo íbamos por los 21 kms. No le dije que iba muy fuerte, pero en pensamiento le deseé lo mejor, que pudiera manejar ese paso de ser posible hasta la meta y que lograra su objetivo.

Marco Jiménez, se lanzó fuerte por su tercer maratón.

Luego Checo, al ver que yo iba en mi zona de confort, al paso tranquilo que él quería llevar (con todo y su pie lastimado) me dijo que lo dejara y me fuera a mi paso... yo muy obediente, así lo hice... "Gracias Sergio, no olvido cuanto aprendí de ti en mis inicios como corredor. Deseo que llegues sin dolores a la meta y que si corres el Maratón de Ensenada como lo platicamos, que allá si te vaya muy bien mi estimado amigo".

A esas alturas, los primeros lugares ya estaban llegando a la meta; pensé en los foráneos, sobre todo en los africanos, esperando que ésta vez no se equivocaran al entrar por la meta de maratón y que los fueran a descalificar (¡bah, como si dejaran de ser los 21 kms. aunque pisaran el tapete incorrecto!), y que no los descalifiquen por otras razones... que lamentablemente asi sucedería, pues dos de ellos no tenían el permiso o autorización para correr en México de acuerdo a la FMAA  (Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo). Y me pregunto yo: ¿Y, qué no se pueden dar cuenta de eso antes de inscribirlos?, o decirles cuando recojan su número y chip..."Hemos revisado tus datos y lo sentimos, pero no puedes participar por tal razón..." , ¿Para qué esperar a descalificarlos hasta que crucen la meta y se desgasten haciendo un descomunal esfuerzo para poder ganarse un dinerito? 

Ahí algo está dejando de hacerse, o debe hacerse más bien,... y de plano, nuestros admirados morenos deben abstenerse de participar si saben de antemano que sus permisos están caducados, pero se arriesgan, mas por necesidad que por otra cosa, supongo, híjole me pongo en sus zapatos (tenis) y los entiendo, que lamentable que éstas cosas sucedan.

Volviendo a mi carrera, ya casi llegaba a la meta, enfilado en línea recta por Niños Héroes, acelerando, solo porque me acordé de mi resultado corriendo con calor en Rosarito y me dije, "al menos a esa marca si la puedo superar"... y que bueno que había muchas porras en esas cuadras finales, hasta tranquilo me sentí al cruzar la meta en 1:36:52, casi siete minutos atrás de mi mejor marca (1:31:11), contento sin duda, porque fue un regalo más de la vida, el poder correr y conseguir terminar mi Medio Maratón #34.

Luego pasé a recoger mi camiseta, que por fortuna si me tocó de mi talla, ya que a muchos (por fallas de la organización) se les dieron de las tallas sobrantes, y mas triste que eso les pasara a los corredores de Maratón, quienes en realidad merecen tener un evento si no impecable al menos digno, donde se valore y respete su esfuerzo. Me dieron también mi medalla...

Mi medalla, una muy bonita, vistosa y colorida, pero...

Cuando descansaba vi pasar a Gabriel Flores (Gabo) por la meta, su primera mitad de maratón iba muy bien, se veía entero. y hasta ganas me dieron de irme un rato con él para animarlo, pero me contuve, de pronto sentí un calor muy fuerte en el cuerpo, de modo que me tomé en pocos tragos el litro de powerade que nos dieron (excelente tamaño), apenas así calmé mi sed.
En eso se me ocurrió mirar la medalla ya que siempre admiro su forma y leo sus leyendas, y para mi desilusión (una muy grande) a pesar de gustarme mucho, me di cuenta que se habían equivocado, errorzote, quizás los que las entregan o de los que las mandaron  hacer... creo que lo que escribí hace dos días para Facebook lo explica mejor:



Bella medalla de "Maratón", ¡me gustas!
La mejor que nos han dado corriendo en Tijuana...
Cuesta ganársela con mucho, pero mucho sudor.
Te quiero medalla aun con tu defecto, sí, uno que me
hace dudar en que debes ser mía, que en cuanto leí
tus letras me hizo reflexionar, ¿en verdad debo tenerte?
¿Y si voy y te regreso?
¿Y si alguien que si termine los 42 kilómetros no alcanza
medalla?
¿Por qué siento, como que no eres para mi?
Es que por ningún lado mencionas la realidad de mi
esfuerzo, que corrí 21 kilómetros o un Medio Maratón.
¡Pero tu no tienes culpa alguna, no te forjaste sola!
Aun así... ¡que bonita eres con tus brillantes letras y colores!
No se si te merezca porque NO corrí el Maratón,
porque tan solo recorrí la mitad de esa distancia,
la del medio maratón de Tijuana.


En efecto, la mayoría de las medallas entregadas a los que corrimos 21 kms decía Maratón, "pero si el esfuerzo es abismal entre ambas distancias" pensé, solo espero y deseo que a los que si corrieron los 42 kms no les hayan dado la de Medio Maratón.

Después de un rato y pensado en miles de cosas, decidí retirarme del lugar, ya tenía que irme, pero esta vez me perdería de ver a mis amigos, como a Ninfa Uribe, deseándole que el masaje de una semana antes (que le recomendé) le sirva para que corra bien y sin dolencias, y a Claudia Soto menos la vería pues iba por el "full", me quedaría con las ganas de verla terminar su maratón, y mi reciente amigo blogguer y ahora también corredor, "Polo", Leopoldo Espinosa tampoco lo vería, siendo que él viene desde Alisitos (más allá de Puerto Nuevo).
Él dice que yo soy su entrenador, y no me la creo... amigo, le deseo que pueda llegar entero a la meta, que disfrute ésta fiesta atlética, que el calor no lo venza, y que logre su objetivo de mejorar su marca reciente de Rosarito.

Imagen de Rutas Tijuana

Se que no hay evento perfecto, pero al menos queremos ver mejoras, muchos así lo deseamos, pues siempre será un placer el recorrer las bonitas calles de nuestra querida Tijuana. 
Porque somos corredores, siempre vamos por más, y no queremos detenernos... ¡nos vemos en la siguiente!

¡Gracias por tu visita!

 




Archivo del blog