domingo, 7 de octubre de 2012

Diez millas de Tecate a Tijuana

Después del maratón de la Cd. de México, donde puedo decir de nuevo que, no lo disfruté tanto como me hubiera gustado, porque correr me faltó, no solo trotar, uno no va tan lejos a otra ciudad solo para flojonear. Es verdad que lo principal es disfrutarlo, pero parte importante del disfrute total es el resultado final, también en números. Pero ya le damos vuelta a esa página.


Así que correr 10 millas a velocidad fuerte era una idea que la llevamos a cabo mi amigo Nacho Zamarrón y yo, desde la salida de la carretera de cuota de Tecate, hacia Tijuana, eso el pasado domingo 30 de septiembre. La idea era aprovechar las bajadas las cuales te empujan a ir mas rápido y ya depende de uno el "obligarse" a mantener ese paso fuerte por mas tiempo que el que normalmente se hace en carreras de ruta en competencias. Eso quería, sentir la velocidad en mis pies, sentir que podía dar mucho mas de lo habitual, sentir mis piernas moverse con energía y sin ganas de detenerse.

Fotos: Lucy Domínguez



Lucy nos acompañó en su auto y gracias a ella nuestra experiencia fue posible, además ella fue la fotógrafa y nuestro abastecimiento de hidratantes.

La libertad y fuerza que se siente es simplemente grandiosa al estar ahí. Es la fresca mañana. Es la atmósfera del paisaje que te rodea y, la sensación de reto, de una nueva oportunidad para mejorar.
Aunque se comienza en el km. marcado como 131 subiendo, los siguientes cuatro son totalmente en bajadas. Para eso mi amigo Super Nasho salió 10 minutos antes que yo, sabiéndose manejador de otro paso.

Mis Primeros 5 kms. los hice en 18:56, los cuales los pude haber hecho mas rápido si hubiera ido solo por esa distancia, pero íbamos por diez millas.
Tomar la bebida me frenó de tal manera que me costó acelerar de nuevo para llevar un paso similar, así que me di ánimos, recordé para que me había levantado de la cama ese día, era para ponerle todas las ganas.

Mis 10 kms. para mi sorpresa los logré en 39:00 minutos. Justo llegamos Nacho y yo al segundo abastecimiento al mismo tiempo. Claro las bajadas tenían mucho que ver con los tiempos logrados, pero lo mejor lo teníamos frente a nosotros, una prolongada cuesta rumbo al km 12.
De plano tuve que conformarme con 11 minutos en tan solo dos kilómetros.



Pensaba entonces en mis mejores tiempos hechos en intentos anteriores, ahí mismo en la carretera, en el parque e incluso en la carrera Masters que cada mes de junio celebra el Club suerte de Tijuana, sabía que podía mejorar todos esos esfuerzos.
Hubo un poco mas de subidas, pero con ellas se compensaba en parte todo lo que habíamos bajado, fueron duras de recorrerlas, pero las ganas de enfrentarlas era mayor... a conquistarlas una a una!.

La caseta de cobro ya a la vista, a unos 500 metros, Lucy esperándonos adelante del km. marcado como 147, de solo verlo aceleré el paso, a eso había ido, a moverme lo mas rápido que pudiera, y mientras disfrutabamos de los bonitos paisajes que se presentaban en ambos lados del camino.

Feliz con 1:08:40 hrs, y con la sensación de que lo puedo mejorar mucho mas, a pesar de lo duro que es correr sobre el asfalto. Ahora a esperar a Zamarrón, ya no debe tardar mi amigo... eso si, estoy seguro de que volveremos. Esta no fue la primera vez, y espero que tampoco sea la última.

Gracias amable lector por tu visita!

Muy buen esfuerzo de Nacho, quien llegó sin ganas de detenerse.


Archivo del blog