lunes, 29 de junio de 2015

Medio Maratón Rosarito 2015



Después de que en las últimas dos semanas ni uno solo de mis entrenamientos salió como lo esperaba, me di cuenta que no estaba listo para competir (contra mi mismo) pero si podía participar por puro gusto. A menos de un mes de haber corrido el Maratón de San  Diego estaba claro que no me había recuperado debidamente.
Sin embargo, se trataba del primer Medio Maratón oficial de Rosarito, así que cambié en mi mente el "¿Para qué me inscribí?" por un "Iré por esos 21 kms para disfrutarlo".

Este evento tuvo para mi un significado especial, pues pude ver, saludar, platicar, convivir con corredores que tenía mucho tiempo sin ver.
Sería mi quinto medio maratón de este año, aunque aun tengo contemplados al menos otros cuatro antes de que termine el 2015.


En Acción:



Salí muy de atrás del grupo de cerca de 900 corredores, creo estaba en los 200 últimos, y lo interesante sería abrirme paso e ir rebasando.

Casi un kilómetro tuve que avanzar para correr "con libertad", por supuesto que iba con la idea de hacer una marca que para mi fuera decente, al no buscar mi récord personal.

El comienzo fue bastante agradable, de bajada por unos cuatro kilómetros, pero estaba claro que por ahí íbamos a regresar así que la llegada a la meta iba a ser un poco pesada.

El clima un poco fresco, parcialmente nublado pero al menos yo lo percibí un tanto sofocado por la humedad, de cualquier manera me propuse hacer los primeros 6 kms a paso fuerte, para aprovechar la bajada.

Como suelo hacerlo, ver el cronómetro para darme presión no lo hice, las pocas veces que lo miré fue para verificar el pace y así asegurarme de no ir tan lento para hacer menos de 1:40 horas en total.

Foto 1 y 3 de Lucy Domínguez.

Cuando no llegamos al famoso arco de Popotla ni a la Casa de piedra como lo habían señalado en el mapa, mismo que se publicó previamente, me di cuenta que no sería la ruta completa, se me hacía curioso de que nos dieran chips pero que no se respetara la distancia como era debido... ni hablar, lo bueno es que no iba por marca.

El regreso, en el circuito fue con mucho mejor clima, con viento fresco soplando desde el mar, fue un buen baño de iones negativos, mismos que son muy buenos para nuestra salud.
Por otro lado, el poder saludar y recibir saludos desde el otro lado del camellón es muy alentador, de hecho es grandioso el como nos podemos brindar ánimos unos a otros gracias a una ruta así.




Lo malo, es que el viento para los que van a velocidad los frena, yo incluso sin ir muy rápido me sentí algo frenado por el aire, además de ir subiendo. Aun así era posible llegar debajo de 1:40 horas gracias a que la primera mitad la hice mas o menos rápida.

En el arranque había salido junto con mi amigo Heriberto Rodarte y al parecer se me había quedado atrás y dudé, quizás me dejó lejos y no me di cuenta... pero para mi sorpresa me alcanzó al faltar unos 3 kms para llegar a la meta. Desde ahí nos fuimos juntos, pero a pesar de ponerle ganas íbamos con un paso arriba de 5:20' por km a causa de ir subiendo... ¡pues a trotar!

Runners (Luis, Ernesto, Gabriel y Heriberto)  saludando al excelente fotógrafo Germán Rodríguez Castro.

De pronto ya teníamos el arco de la meta frente a nosotros, y conforme más nos acercábamos fuimos acelerando poco a poco; por un momento se me quisieron lucir las piernas para pisar el tapete en solitario pero bajé un poco el ritmo para cruzar la meta junto con Heriberto, fue lo mejor, si no me lo tomé de modo competitivo desde el principio ¿para que hacerlo al final?

Hicimos 1:36:29 horas, muy buen tiempo tomando en cuenta las condiciones de la carrera y ruta. Y claro hicieron falta 400 metros aprox. para dar la distancia de medio maratón, aunque si ajusto mi paso por los metros que faltaron, hubiera hecho 1:38:20 horas, lo cual igual era lo que buscaba.


Foto 1 ─ Don Leopoldo Espinosa orgulloso con su medalla de finalista. Autor del blog Leyendas de Tijuana.
Foto 2 ─ Con Lucy al llegar a Plaza Pabellón donde estuvo la salida y meta.
Foto 3 ─ Con Nacho Zamarrón, a quien tenía mucho tiempo sin ver.

Fue especial este evento sin duda. Él dice que soy su entrenador, a distancia y de forma virtual pero que lo soy, y de ese modo nos hicimos buenos amigos, hablo del señor Leopoldo Espinosa, a quien por fin pude conocer en persona, y me dio mucho gusto ver que se animó a recorrer ésta distancia.

No importa que sea el último en la lista de resultados, que en realidad no lo fue ya que después de 3 horas se quitó o desconectó el tapete electrónico en la meta y ya no registraron a las diez personas que llegaron después de él. No importa que no haya alcanzado camiseta ni las bebidas que daban los patrocinadores, él llegó contento y satisfecho de haberlo logrado, yo no me fui de ahí hasta no haber sido testigo de su hazaña, a sus 57 años lo hizo. No me iría hasta no haberlo saludado y conocerlo en persona... ¡felicidades amigo Polo, ya los bloggers se conocieron por fin!



Estamos a un mes del medio maratón de Tijuana, para ese si me voy a preprarar como es debido, hay tiempo para recuperarse y entrenar más fuerte; vamos por ese segundo medio maratón veraniego del 2015.

Enlace para ver resultados de éste medio maratón:

http://www.timetrack.com.mx/resultados.php?id=241







Archivo del blog