jueves, 15 de diciembre de 2016

8 piernas contra 2 ─Sobre el caso de Ana Guevara─


En mis inicios como corredor aficionado, puedo comentar que me entusiasmé aquella vez al ver a los marchistas mexicanos obtener medallas olímpicas, como aquella ocasión en que Carlos Mercenario ganó una plata (Barcelona 1992) y tanto me inspiró que a la mañana siguiente madrugué, y a oscuras, bajo un cielo estrellado me puse a correr por la colonia donde vivía.

Pero no me enganché en ese entonces, sino que me volví un corredor constante (uno no se da cuenta cuando sucede realmente), cuando fue la era de la más grande atleta y campeona no solo nacional sino mundial, por supuesto hablo de Ana Gabriela Guevara. Me tocó secarme las lágrimas de emoción y alegría varias veces al verla ganar sus carreras. Eran 400 metros de suspenso, y en menos de un minuto me alteraba emocionalmente, al menos admito que el corazón se me aceleraba a la par que ella apresuraba el ritmo en sus piernas... y por fin volvían el alivio y el júbilo al verla ganar una vez más.

Verla correr era en verdad inspirador, y como principiante que era yo en ese entonces, no pude mas que motivarme y echarle más ganas a mis propias carreras que hacía, ya fueran para bajar de peso, para llegar más lejos o para tomar mayor velocidad. Hasta hablábamos de ella mi amigo y yo mientras realizábamos los trotes. Nos sentíamos verdaderamente orgullosos por ser representados deportivamente por ella ante el mundo.

¡Qué irónico lo que acaba de suceder! La lamentable paliza que cuatro cobardes le propinaron, dándole de puñetazos y patadas una vez que bajaron de su camioneta y la tumbaron de su motocicleta... ¡¡Cuatro!!  ¡¡A una mujer!!.  Y, ¿cuántas veces no lo harán a gente que no se atreve a denunciarlos? A gente que nada les ha hecho en la vida. No es difícil imaginar que lo hagan hasta con los miembros de sus propias familias. 

─Y digo que qué irónico, pues mientras estas personas despreciables usaron sus piernas para golpearla, ella usó sus piernas para poner el nombre de México muy en alto; ese par de piernas que fueron el vehículo que con determinación y garra nos  hicieron partícipes de sus momentos gloriosos, en sus incontables triunfos por el mundo.



Duele ver que esto suceda, que la delincuencia y la violencia sigan en progresivo avance. Duele ver, no solamente que se lo hagan a ella, sino a cualquier otra persona, sin importar el género, edad o raza, puesto que todos somos seres humanos. En esencia, todos estamos hechos de lo mismo, pero es triste ver ese grado de insensibilidad cuando uno quisiera que las cosas terribles como esas (intolerancia, violencia, inseguridad, etc.) disminuyeran en vez de notar como aumentan.

Esperamos que reciban su merecido castigo ese cuarteto de cobardes y parásitos de la sociedad... y da tal coraje e impotencia el oír en las noticias a la senadora Ana Guevara al hacer su declaración de los hechos, que sólo se me ocurrió pensar en ese momento: ¿Por qué no se dan de patadas entre ellos mismos hasta cansarse y nos libran de sus estupideces?  (haciendo referencia a una frase de J.R. Tolkien).

Mientras tanto, en las redes sociales los comentarios negativos hacia ella por gente que nunca fueron sus seguidores (que no hace falta serlo), que ni valoran el hermoso esfuerzo deportivo por elevar la bandera mexicana infinidad de veces, que ni comprenden todo lo que luchó para llegar hasta donde actualmente se encuentra... es gente que si no apoya, por lo menos deberían de quedarse calladitos, para observar y aprender, pero noooo!, les encanta hablar y hacer derroche de sus carencias de valores cívicos. Gente misógina, retrógrada, perjuiciosa, ociosa, burlona, bully seguramente en sus vidas cotidianas, son los que demuestran tristemente la decandencia de los buenos valores de nuestra sociedad. 

¿Cómo se pueden burlar del dolor ajeno?  Ésto es tan sólo una cuestión de humanidad. ¿Dónde queda pues, la sensibilidad del individuo?  ¿Acaso se vino al mundo desprovisto de alma y corazón?

Mero intento de desahogo este ejercicio de escritura, y espero no ofender a nadie.

─Hace cinco años escribí sobre Ana Gabriela Guevara en este blog, les comparto de nuevo ese tema, donde se incluye una recopilación de sus logros y algunos de sus mejores carreras en video.

http://correhectorcorre.blogspot.mx/search?q=Ella+es+Ana+Guevara








Archivo del blog