lunes, 21 de septiembre de 2015

Medio Maratón de Tecate 2015



Me habían contado tanto de este Medio maratón, que las cuestas, que la ruta más pesada de un 21k en Baja California, "te va a gustar si lo corres"... todos tenían razón.

Así que sabiendo a que me podía enfrentar me lancé. Voy por mi séptimo medio maratón del 2015.

Mi amigo Ignacio Zamarrón pasó por mi, y juntos igual regresaríamos a Tijuana. Fue muy grato platicar de nuestro gusto por las carreras en el trayecto de ida y vuelta, y gracias a él supe a lo que me iba a enfrentar con anticipación, ya que él lo corrió en su primera edición, pero yo no pude aquella vez.

Lo que funciona: Desayuno pre-carrera, galleta pequeña y salada con crema de cacahuate, y cuatro dátiles, ahí hay sodio, potasio y no solo carbohidratos. Ideal para correr con calor. Y de beber, un medio litro de powerade, que bien pudo ser de suero. 
Una buena gorra para resentir menos el sol en la cara, eso previene el sentirte insolado, al menos para los que sudan mucho como yo.

Bien podría comenzar más temprano esta bonita carrera, esperamos mejore en eso el año entrante y así evitar
el fuerte calor.

La carrera de la Independencia:  Ésta me preparó con las cuestas tan empinadas, y el haberla corrido 4 días antes, que aunque es pesadita es corta pues no llega a 8 kms. ¡Piernas listas!

Otra cosa que esta vez me ayudó, sin duda fue el no enterarme que temperatura iba a hacer a la hora de correr, iba preparado para el calor, pero si no me sugestiono es mejor... no me hubiera imaginado que comenzaríamos a 30 grados celcius, y que en pocas horas subiría hasta 36.

El Arranque: Todo fue nuevo para mi, jamás había corrido un solo kilómetro en el Pueblo Mágico de Tecate. Y la sorpresa fue comenzar sube que sube por un poco más de dos kilómetros... hasta que por fin llegamos a un retorno. Hasta ahí todos muy sonrientes.

Las bajadas: Me sucede que me descubro fuerte al bajar, y no solo ahí que apenas comenzábamos, sino que en cada bajada le doy fuerte y sin temor a caerme, quizás sea resultado de las bajadas que hago rápido en el Cerro Colorado. Solo así recuperaba segundos invertidos en las cuestas, que nunca fue suficiente el acelerar, pero iba a intentar terminar el reto en 1:40 horas.

Fotos: 2 y 3 por Susana Susy de Runners in Action.

5 kms los hice en 22 minutos y 10 en 45:50, así que hasta creí que si no me doblegaban las subidas podría incluso hacer 1:38 al llegar a la meta.

Los Retornos: Disfruté de saludar a amigos corredores, que me daba mucho gusto verlos ahí asoleándose, que no solo me hace feliz el verlos sino darme cuenta que no soy el único loco... ahí pasó uno de ellos, que recordé al verlo, lo que me dijo al hacer cola para inscribirme: "Héctor, acabas de correr el maratón... éste medio hazlo lento, a paso tranquilo", y yo de respondón, pero en buen plan le dije: "No que vá, vine para correrlo con todo, si no mejor no hubiera venido". Claro, el buen Sr. Eduardo me entendió y mejor sonrió y no me dijo más nada.

En realidad no me forzo, pues siempre le doy de acuerdo a como me vaya sintiendo, después de todo no soy de podiums, muy rara vez subo a uno (uno por año en promedio).  Mi categoría es muy competida, por eso mejor me enfoco en solo superarme a mi y no en como corren los demás.

Isabel Mata y su esposo repartían suero, que gran detalle, solo que acababa de beber agua y no tomé el trago que ofrecían... estoy seguro que les sirvió su apoyo a muchos que venían detrás. Siempre que ella no corre es muy grato verla apoyando a sus amigos, ¡Gracias!

A surfear: Me fui siguiendo el paso de Lupita Cruz, una de las mejores corredoras de Tijuana, si me le emparejaba me iría con ella un rato, pero ella tuvo problemas con sus tenis, según me dijo y mejor bajó el paso... así que me fui a seguir surfeando en el pavimento, sí, es que con tanto sube y baja, las calles parecían olas, que llegabas a la cresta de una solo para ver que más adelante venía otra.
Como ya lo he dicho antes, una ruta así es un buen rompe-ritmos. Poco me duraba la velocidad.

Raymundo Torres, el triunfador de este evento con 1:14 horas.  El corredor que más admiro desde que comencé
en este bonito deporte hace una década.

Un gel me ayudó pues me dio un poco de energía a partir del km 15; recuerdo que antes usaba dos en medio maratones, pero ya solo ingiero uno, solo que lo dosifico,  la mitad primero y varias millas después la otra mitad.

Víctimas del clima: No faltó a quien el calor y las cuestas le causaron estragos en su cuerpo, y lo tuvieron que atender... mi amigo Nacho después de su llegada, me comentaría que vio a dos corredores en el suelo que eran atendidos, uno de ellos por evidentes calambres, otro posiblemente con golpe de calor... considero que esto ocurre debido a la combinación de la deshidratación con la falta de entrenamiento largo en este tipo de terreno (cuestas).

Había contado ─gracias a los retornos─, que unos 55 corredores iban delante de mi, sin embargo, pude rebasar a por lo menos unos 10 en el camino, menos unos tres que me pasaron a mi, me daba idea con eso de que podía llegar en el top 50 de los 600 participantes (cifra por corroborar).

Por el camino incorrecto:
Faltando ya unos tres kilómetros para terminar, un corredor que iba delante de mi, se fue por otra calle, tomó a la derecha cuando debía seguir en línea recta y de bajada, no vio la ruta que estaba pintada en el suelo con rayas, ni tampoco a los dos competidores que iban más adelante, entonces ¿que le pasó? nada, solo se distrajo, y es que él iba ensimismado en sus pensamientos y un poco agachado.
No lo iba a dejar irse por donde no era y que le grito: "¡Oiga! ¿a donde va?, es por acá", "¡ah es cierto!", me respondió, y yo aceleré, que era de bajadita y seguro estaba ese señor me iba a rebasar al retomar fuerza por su error, cosa que suele pasar... pero no, ya no lo volví a ver.

Imagen de Isabel Mata... siguiendo el paso de Lupita Cruz.

Los 500 metros más largos que he conocido:
Mas adelante, ya me sentí realmente cansado, y un señor echando porras y agua a los corredores nos decía a grito abierto: "¡Ya la hicieron, ya solo falta medio kilómetro!". Agradecí esa información y esperanza pensando en que mi Gps tal vez no marcó bien la distancia, pero el dato que el bien intencionado señor dio, fue más falso que una billete de 25 pesos.

Ya quería llegar y dejar de estar bajo el sol... a esos 500 metros que él dijo algo les pasó, se estiraron y se convirtieron en unos 1300 metros, bastante calurosos. Ya quería ver el parque Los Encinos. Hasta que por fin...

Finalmente fuimos recibidos (Todos) con aplausos y gritos de la gente que apoya dando ánimos, y crucé felizmente la meta en 1:41:55 horas. Me pasé un poco de la marca que esperaba hacer, pero no puedo negar que quedé muy satisfecho de correr bajo esas condiciones climáticas y con esa ruta tan complicada, con tantos "columpios".

Fotos 4 y 6 :  cortesía de Yo También Corro en Tijuana.

El árbol y yo:
No supe mi lugar de llegada, tal vez después me entere, pero de algo estoy seguro, si vuelvo en el 2016 lo voy a mejorar con dos o tres minutos menos, porque de que se puede, se puede mejorar.

"Y sí, lo compruebo por mi mismo, es el medio maratón más demandante de toda la región" , pensaba mientras me bebía un refresco sentado bajo un árbol; justo ahí sentí como se me dejaba venir encima todo el cansancio y calor que por suerte no sentí al correr, sino hasta que terminé... no podía ni levantarme, en un leve intento que hice, al sentir un ligero mareo; mejor me seguí hidratando bajo la fresca sombra de ese árbol. Después de un rato todo volvió a la normalidad... a Dios, gracias!

Felicidades a mis amigos que subieron al podio, y a todos por ser tan valientes de correr y concluir un medio maratón con sabor a 30 kms, y con ese clima que nos quiso doblegar en algún punto del trayecto.
Espero volver y volverlos a ver a todos ahí nuevamente.

¡Gracias por tu visita!







Archivo del blog