lunes, 27 de junio de 2016

Carrera APT 10K 2016

En una semana que entrené velocidad en varios entrenamientos, quería sentir el rigor de correr algo más que 5 kilómetros fuertes.

El sábado participé como "pacer" para un amigo en la carrera de 5.2 kms del Serial de delegaciones, donde entregan una colección de medallas y estas formarán la frase POR TIJUANA.
Aunque el paso fue un tanto relajado para mi, igual fue demandante por tantas subidas y porque al final de todo hice un total de ocho kilómetros. Sin embargo, mi carrera me esperaba al día siguiente, aún cuando tristemente tuve que rechazar otra invitación para entrenar en el Cóndor.

Tampoco quise ir a correr 21 kms a Rosarito, aunque esa sea mi distancia favorita; me quise apegar a lo que me convenía en mi plan de entrenamiento, pues si voy a correr el medio maratón de Tijuana, mejorar en los 10 kms es importante para mi.  En esta ocasión, quería conocer un carrera que nunca había corrido, la APT (Asociación de Periodistas de Tijuana).



El sueño se me fue temprano, como a eso de las 5:20 a.m. De una vez me puse en actividad, si la carrera era a las 8:00 a.m.
Me preparé con calma, pero a las 6:00 me dio por revisar la convocatoria en internet, rara vez lo hago, pero algo me empujó a hacerlo y... qué bueno que lo hice, pues la carrera estaba anunciada para comenzar a las 7:00 a.m. y no a las ocho como yo pensaba. Ahora tenía tan solo una hora para vestirme, terminar de prepararme y lanzarme a Zona Río. En una hora tenía que hacerlo todo como rayo, como personaje de caricatura, por despistado.

Llegué al Cecut faltando escasos veinte minutos antes de las siete, pero veía muy poca gente, se notaba que comenzaría un poco retrasada la carrera. Menos mal, así calenté cómodamente, sin presiones de tiempo. Y ver que no serían más de 150 corredores me animó a que podía sacar un buen lugar general, tal vez dentro del top 30 o top 20 si le ponía ganas. Mi tiempo a buscar, sería algo menor a 42 minutos.

Con gusto pude reconocer a corredores a quienes pude saludar, como a Yoana Díaz, Víctor Serna, a su esposa Sandra, a don Alonso Rubio y a Elisa Guerrero, de este modo la mañana de competencia sería más amena.

Tuvimos un fresco arranque, aunque no tan vertiginoso como en otras carreras, puesto que los corredores realmente veloces de la ciudad se habían ido al medio de Rosarito. Aún así, los punteros tomaron un paso como de 3:30' el kilómetro. Yo haría mi propia carrera, e iba a paso de 3:50' para comenzar, pero quería bajarle a 4:00' para que me durara el paso así el mayor tiempo posible.

Foto de Víctor Puma. Con Yoana Díaz.


Corrimos por la vía rápida, y en el circuito daríamos la vuelta a la altura de la Prepa Lázaro Cárdenas, tomaríamos la recta de Niños Héroes hasta llegar de nuevo al Centro Cultural Tijuana, y de ahí a repetir el circuito para completar los 10 kilómetros.

En casi todo el trayecto pude manejar un paso menor a 4:10', que era lo que quería y mantenerme ahí hasta el final sería mi reto.

Rebasé a algunos corredores en la primera vuelta, eso solo sucedió porque mantuve el paso, pero ya en la segunda vuelta al mencionado circuito me sentí un tanto solitario, casi como en cualquiera de mis entrenamientos, pues como a 200 metros iba adelante un corredor y a una distancia similar tenía atrás a mi más cercano perseguidor, a ese sí no lo quería ver cerca, y apretaba el paso aunque resintiera el cansancio.

Los primeros 5 kms me salieron en apenas 20:10 minutos. La segunda vuelta difícilmente me saldría igual. Para nada me aburrió pasar dos veces por las mismas avenidas o ver las mismas glorietas, de hecho ahí apretaba el paso, para que pudieran pasar pronto los automovilistas que los de tránsito detenían. Algo que sí extrañé fue subir al menos un puente, pues las piernas caían en un ritmo monótono y al menos una cuestecita ayuda a romper ese ritmo, sobre todo al bajar.

En el km 7.5 un extraño dolorcillo me llegó en la parte interna del muslo izquierdo, algo parecido a un calambre me quería sorprender. ¡¡ Noooo !!  Iba lamentándome en mi pensar: ¿Qué hago? ¿Me detengo a estirar? ¿Debo, mejor caminar? No hice ni una cosa ni la otra, solo aflojé un poco el paso, que si iba a 4:15' lo reduje a 4:25' para que se relajara el músculo que resentía. Pensaba en que quizás no debí correr la carrera del día anterior, pues no acostumbro hacer carreras en días consecutivos, no si quiero rendir bien en alguna de las dos, y en éste caso la APT era mi carrera.

Faltando aproximadamente una milla ya no sentí nada en cuanto a la molestia, y comencé a retomar el paso que quería. Plaza Río se siente larguísima en la segunda vuelta, pero al ver la "bola" del cine planetario me dio un gusto enorme, Ya faltaba poco para lograrlo y crucé con fuerza la calle donde está el monumento de las Tijeras, sintiéndo las miradas de los automovilistas que esperaban a que cruzara.

Foto: Yoana Díaz

Foto: Víctor Puma.


Llegué con gran felicidad, por haber corrido casi a mi mejor nivel (que espero recuperar), haciendo 41:23 minutos en total.

Cuando pasé a revisar la lista de resultados para ver si había conseguido entrar el top 20 me llevé la grata sorpresa de ver ni nombre en el lugar 12 general.  Y la segunda, que quedé tercero en mi categoría. La tercera, que el chico que llegó detrás de mi también era de la catego y que si yo hubiera aflojado el paso, él me hubiese arrebatado ese tercer lugar.

Yoana también obtuvo un tercer lugar. Cosa admirable para mi ultramaratonista amiga, pues me comentó que solo había dormido dos horas, pero es tanto amor al deporte que lo logró también,

Sandra, esposa de Víctor Puma, igual se coló al podio, demostrando que son una familia ejemplar, mientras él había corrido 5 kms empujando la carreola con sus hijas.

Ya extrañaba hacer una carrera de 10 kms. Ahora que abundan las de 5 kms, y se extinguieron las de 15 y 16 kms que hasta hace pocos años aún existían, pues a aprovechar las pocas que hayan.

Enlace de Resultados en el periódico ESTO:

http://www.oem.com.mx/esto/notas/n4210853.htm

¡Gracias por tu Visita!





Archivo del blog