miércoles, 26 de agosto de 2015

En la Carrera del Florido 2015

Foto 1 y 2 cortesía de Yo también corro en Tijuana.

Quería irme a trote lento hacia el Parque Industrial el Florido, serían unos siete kilómetros, pero decidí que no, para no llegar bañado en sudor. El clima estaba pesado, denso el aire, con mucha humedad. Mi esposa me llevó en su auto y allá me dejaría.

Carrera de 5 kilómetros, con arranque a las 8:30 a.m. Aunque siendo honesto conmigo mismo, no me importaba tanto el correrla, ya que mi prioridad era completar 21 kms esa mañana, como parte de mi entrenamiento hacia el maratón de Ensenada, el primero de ese puerto.

Me interesan más las carreras de 5 kms que puedo correr con mejor clima, cuando de buscar velocidad se trata, pero creo que ya por costumbre y no tanto por gusto, participo en ésta carrera; sería mi séptima participación, aunque no consecutiva.

Al llegar me inscribí con tiempo, luego me fui a calentar. En unos quince minutos arrancaba la contienda.
Me fui hacia donde no hubiera mucha gente, por enfrente de la línea de salida... de hecho le dí la vuelta a una cuadra enorme con varias naves industriales. 
Hay veces que me gusta concentrarme en como correr antes de la competencia y que nadie me entretenga cuando ya queda tan poco tiempo, así que me fui de paso, en fin que una milla en total que hiciera de calentamiento no estaría nada mal. Luego me detuve, hice unos estiramientos dinámicos, y ya solo era cruzar la calle que estaba por doblar  a la derecha, y a pocos metros de trote estaría la línea de salida.



Descuido total, la calle la había cerrado la empresa Hyundai para ellos, como suelen hacer algunas maquiladoras, como tipo mini ciudades con sus propias calles adentro... después de inscribirme nunca me dio por voltear hacia ese lado, y por eso no vi que la habían cerrado. Ya quedaba menos de 4 minutos para el arranque, así que me fui trotando... luego aceleré un poco, por la calle que continuaba en ese circuito, lo consideré un poco más corto que regresar por donde había llegado. Por donde me fui trotando resultaría en unos 1.3 kms que me llevaban hacia donde debían estar reunidos los corredores ya listos para salir... pero solo llegaría a tiempo si es que acaso se atrasaba la carrera como casi todos los años. No fue así, ya había salido un primer grupo... después salió el segundo y último grupo, y yo corriendo más fuerte para evitar salir en solitario.

¿Y, si mejor no corro y me voy a trotar mi kilometraje que me toca? Consideré la idea, pero no, ya iba encarrilado y presioné mi crono bajo la línea de salida, mientras las mujeres más cercanas iban unos 50 metros adelante. 

Metí más velocidad en ese primer kilómetro para poder rebasar a cuanta gente pudiera, pero lo malo es que de tantos que eran me tuve que mover mucho también hacia los costados, agregando más metros a los cinco mil de la ruta.

Al ver mi reloj con 1.2 kms vi a los punteros ya de regreso, lo que para ellos era un kilómetro más que lo mio. Eran Alexis, Justus y Raymundo, y nada lejos otros tres fuertes atletas casi pisándoles los talones. 

Ya muy cerca de la meta.       Imagen tomada por Isabel Mata.

Me conformé con manejar un paso de 4 minutos por km, ya que no debía desgastarme mucho, por el clima tan agobiante, que me estaba costando mucho trabajo el respirar... en fin que en El Florido nunca consigo récord personal, ni para qué buscarlo si debía regresarme a casa trotando otros 13 kms. 

Crucé la meta, y estoy seguro que ganándole a la mayoría de los participantes. El ya clásico embudo antes de llegar a la meta aun no se formaba, buena señal de que no fui tan lento.

Hice 20:12 minutos en total, nada maravilloso, pues es exactamente lo que logré en el año 2011 ahí mismo, sin embargo, contento por mantener ese paso hasta el final, y justo en la semana más pesada de mi entrenamiento para maratón, en la cual completaría la distancia de dos maratones, que tal vez no sea mucho kilometraje, pero con el calor del verano tampoco sabe a poco.

Después de descansar un rato y de refrescarme con las atinadas bebidas que nos dieron ─aparte de la muy bonita camiseta─, de compartir impresiones con algunos amigos, empapado en sudor como ya estaba me dispuse a regresar a casa, "vámonos" dije, es hora de completar 21 kilómetros, solo me faltan 13. Ya habrá otro mejor año para correr bien ésta carrera del Florido, el 5k mas caluroso del año.





Archivo del blog