sábado, 11 de junio de 2011

Corre o camina en el Cerro Bola

 Siempre existen opciones interesantes y benéficas para los que gustan de caminar, trotar o correr en lugares como el Cerro Bola, donde puedes entrenar a 1000 metros sobre el nivel del mar, además de aire puro y unas vistas naturales que te invitan a seguir mas y mas adelante.

                           Imagen del grupo ambiental patrulla ecológica de Tijuana.                                          

  El pasado 4 de Junio nos tocó entrenar en este bello lugar, ubicado en Valle las Palmas, poblado de Tecate.
  Comenzamos desde los arboles de Oliva y practicamente desde ahí ya estas subiendo poco a poco.
  El reto para quienes no estamos muy acostumbrados a correr en terrenos irregulares y en subidas es algo  demandante fisicamente pero sabemos que eso nos fortalece y vuelve nuestras piernas mas eficientes en cuanto a nuestro desempeño al correr.



 Al ir avanzándo te encuentras con cierta flora muy llamativa que en ésta época de primavera rodea todo el cerro desde su base, entre ellas flores de diversos colores.
 Recomendable es siempre ir acompañado, llevar bebidas hidratantes y alimentos para quienes busquen subir caminando ya que en tiempo la ida y vuelta les llevará algunas horas. 


 Sobre el entrenamiento, puedo decir que fué un poco pesado, pero muy satisfactorio al ver que cada vez todo quedaba mas y mas abajo, las vistas panorámicas son únicas conforme volteas y ves lo que vas dejando atrás. 
 Debía detenerme unos segundos cada 2 kilómetros para beber un poco y retrasar la fatiga. Las piernas me decían que podía continuar, no sabía si llegaría a la cima pero toda mi intención era llegar y no iba a desistir facilmente. "Animo, que si se puede"!, pensaba para mi.


 Al ascender lo haces por un camino abierto en zig zag, así hasta llegar al tope, donde la meta son las antenas del cerro, ya que desde ahí ya no hay nada que esté mas arriba, desde ahí el panorama es hermoso y simplemente relajante, el cual te da una sensación de paz y de logro.    Te das cuenta que valió la pena el esfuerzo por ver todo aquello a tu alrededor, desde nubosidades cubriendo los cerros mas pequeños hasta una serie de montañas a lo lejos que parecen no tener fin. 
 Este es el Cerro Bola, he llegado a la cima, pero me doy cuenta que una parte está hecha, ahora habrá que bajar!!.


 

Archivo del blog