lunes, 14 de octubre de 2013

Al corredor que admiro


Admiro a aquel corredor que aun llegando en primero, sabe ser humilde como persona, eso lo engrandece como ser humano, no sólo como deportista.

Admiro al que se levanta y sigue corriendo a pesar de venir de algún tropiezo, pues reconoce que el fracaso no existe cuando se tiene el valor para continuar.


Al que no se da por vencido y lo sigue intentando, pues tiene la convicción de que siempre se puede mejorar, pues gusta de creer que los números sobre su edad y marcas personales siguen siendo eso... tan sólo números!

Admiro al que rompe un récord, ya sea mundial o personal, pues tuvo el coraje de desafiarse a sí mismo y la valentía de ejecutarlo.

Al que corre sin importarle la edad que tiene, pues con su ejemplo les dice a otros: "¿Tú, por qué te detienes, si aún puedes dar mucho más?

Admiro a ese atleta que te da un consejo, porque le gustaría verte avanzar, porque no quiere verte con una lesión, y no le importa que tal vez un día lo puedas alcanzar.


Admirable es, el corredor que sin importarle llegar al último, disfruta su ejercicio, que sabe dar su mejor esfuerzo y aunque por un momento lo considera, decide no claudicar.

También aquel que te saluda o responde tu saludo, aun cuando sabes que el es mucho mejor corredor que tú, reconoce que un día también él o ella, fue principiante, y tal vez sin saberlo, con su esfuerzo se ha convertido en un modelo a seguir.

Admiro al corredor que día tras día se levanta, que no se rinde y siempre quiere mejorar.
A aquel que entrena con frío, con lluvia, con viento o calor, demostrando que nada lo detiene cuando se está dispuesto, y en su mente ha fijado un objetivo a conquistar.

Admirable es, el que corre sobre las colinas y entre montañas, y sin importarle el cansancio siempre quiere ir más allá, pues ama a la naturaleza, el sentir el fresco viento matutino, y a esa fuerte sensación de libertad.

Admirable es, aquel que desafía la gran distancia, y sin miedo la vuelve a enfrentar. Sabe que posiblemente dolerá, sabe que no será nada fácil, que es capáz  de entregar hasta la última gota de sudor, sin embargo, lo ves comenzar con una sonrisa, pues sabe que lo va a disfrutar.


Pero, admiro también el que busca la velocidad, el que lleva al límite sus músculos hasta agotarlos, aunque no siempre pueda ganar. Sabe que a veces quiere llegar más lejos, asimismo, sabe que hay días en que su energía le pide dar más... aumenta el ritmo, sus latidos y por sus piernas se deja llevar.

Admirable es, quien ha tomado la iniciativa de comenzar, que es consciente de que su salud con sólo correr la va a mejorar. Justamente a él o ella, le es más difícil esta actividad, porque el cansancio, las dolencias o molestias iniciales traicionan, pero no se da por vencido... se sabe fuerte y su deseo de superarse también se fortalece, reconoce que los obstáculos están en su mente y lo quiere lograr. Sabe que si no fue hoy, mañana podrá llegar.




Archivo del blog