martes, 17 de noviembre de 2015

Las Vegas Marathon 2015



 Se suponía que no habría muchas sorpresas en cuanto al clima, si ya vimos el pronóstico ya sabemos que esperar, pero a veces la realidad supera y por mucho a lo que uno se pueda imaginar.
Nunca he corrido una distancia larga de noche, mucho menos un maratón, y éste sería en la famosa ciudad de Las Vegas. Sería mi maratón #15 si cruzaba esa meta. Vamos por esos 42.195 kms.

Caminando por cerca de una milla para llegar a los corrales (grupos separados para salir por tiempos, uno cada minuto) y los vientos ya estaban fuertes, era divertido ver a los entusiastas corredores como corrían a levantar lo que el aire trataba de arrebatarles. Muchos teníamos frío, yo trataba de bloquearlo en mi mente, pues no llevaba manga larga, en fin que ya corriendo ¿cual frío?
Lo que sí considero que hice  muy mal fue desayunar tarde, a las 11:30 a.m. puesto que mi estómago lo sentía pesado, inflamado... que me sirva de lección para la próxima.

Aflojé piernas haciendo estiramientos dinámicos por un rato, recargado en una palmera del camellón.
Luego fui a meterme como pude al corral 5.  Activé el reloj para el Gps, pero no agarraba señal... salió el corral 1... sin señal el relojito. Salió el corral 3... trataba ya de encontrar señal, y posiblemente afectaba el cielo nublado. Corral 4 sale y mi Gps tomándose todo su tiempo... anuncian que sale el corral 5, es el mío, y justo ahí el Gps despertó y estuvo listo justo a tiempo... eran las 4:35 p.m. de esa tarde del 15 de noviembre del 2015.
Sin más preámbulo ¡Vámonos!



Éramos miles, pero la gran mayoría se lanzaba por el medio maratón, tal como pasa en San Diego.
Los primeros kilómetros sería buscar mi paso, aunque se me dificultó tomarlo pues tuve que evadir a mucha gente, esquivar, rebasar, ir a hacia los lados, pero aun así lo disfrutaba pues es parte de esto. De hecho se siente muy bien hacer rebases. Llegué al km.5 en 24:23 minutos, no tan rápido como quería pero aun así un paso que sería bueno aguantarlo hasta donde se pudiera.

Correr por el Strip de Las Vegas es realmente grandioso, la ciudad de noche luce en todo su esplendor, lástima que no podía apreciarlo muy bien, ya que el viento iba y venía, caprichosamente tomando cualquier dirección, y por no sentir el polvo en los ojos por momentos los cerraba perdiéndome de lo que había alrededor y hasta de las porras de la gente. Por lo mismo de las ráfagas de aire, me llevaba una mano hacia el número de mi camiseta para que no me lo fuera a arrancar. Pero no me quejo, en realidad me iba divirtiendo con todo eso, novedoso para mi.

Vi a Lucy y me alegró aun más, que si no grita mi nombre no me hubiera dado cuenta, pues las multitudes tras las vallas eran cuantiosas. Muchísimos espectadores echando porras, como debe ser en todos los maratones, o como quisiéramos que fueran todos.

Conseguí 10 kms en 48:15 minutos, un tanto reservado, aunque ir en línea recta nos estaba ayudando a mantener ese paso. ¡Oh-oh!  lluvia ligera, intermitente, prefiero lluvia que viento.

15 kms. y ya dábamos vueltas de un lado a otro, girando entre calles viejas pero nuevas para mi. A punto de cumplir las primeras 10 millas y la lluvia se soltó pero bonita, fresca, agradable, pues no sentía el frío del aire en esa zona de la ciudad... siempre había querido correr en competencia bajo la lluvia, y de noche que mejor!

Foto provisional

Luego llegué al punto de separación de los medio-maratonistas que seguirían derecho por lo facilito, plano y del bulevar Las Vegas. Nosotros doblamos a la derecha, hacia donde enfrentaríamos incontables vueltas y algunas buenas subidas.

Medio maratón en 1:44:56 horas. No estaba resultando tan sencillo como creí que sería, pues imaginaba Las Vegas muy plana en sus calles, más no fue así para los maratonistas. Tenía programado hacer los 21 kms entre 1:39 y 1:43' horas, pero las condiciones del clima no estaban cooperando ni tantito. Aun no me cansaba, pues como no sudaba mucho como suelo hacerlo, seguía con rendimiento y procuraba no aflojar el paso.

Que increíble fue ver a un corredor que ya venía de regreso, él en solitario, como diez minutos delante de su más cercano perseguidor, después me enteraría que ganó éste corredor olímpico, proveniente de Inglaterra.

Un corredor vestido de Elvis Presley se hacía notar no solo por su vestimenta sino que en verdad era un gran atleta, iba corriendo muy fuerte. Llegaría él en octavo lugar general a la meta. Por otro lado, en contraste, ya se veía a uno que otro runner caminando. Lo mismo que me pasó a mi en esa misma ciudad  seis años atrás, que en aquel entonces apenas era mi segundo maratón. 

Hubo que subir un tramo para llegar al km 25 y dar vuelta en U, para bajar y regresar, fue ahí donde al fin vi a otro corredor de Tijuana, Adán Morales, quien traía buen paso y venía a menos de un kilómetro detrás de mi, "seguramente me va a alcanzar, y si se me empareja le seguimos juntos, y si me pasa me dará gusto por él y le desearé suerte y ánimos" pensé. No obstante, fue la única vez que lo miré, igual pensé que tal vez me rebasó y no me di cuenta cuando me hice a un lado de la calle y estiré mis piernas por un breve lapso de unos 25 segundos y así poder continuar sin malestares... ya era el km. 30 y mis piernas lo sabían. 



Me tocó saludar de lejos a Marco Antonio Valencia, joven maratonista de Tijuana, que al igual que otros integrantes de su club Berrendos ahí estaban desafiando la resistencia de sus cuerpos y luchando contra la naturaleza de los vientos. Me fijé varias veces en el trayecto por si veía a Gabo (Gabriel Flores), más fue en vano, la oscuridad de algunas calles no dejaba apreciar ya bien a los demás, aunque en general estuvo muy bien iluminada toda la ruta.

Hubo una zona de muchas vueltas, curvas un tanto cerradas, pérdida inevitable de velocidad, y yo ya con piernas que clamaban que hasta ahí era suficiente para ellas. "No se me rajen, piernitas flacas ¿qué son 7 kilómetros más? Al poco, una rica bajada, pero luego a subir de nuevo; ya quería ver otra vez el Strip  para enfilarme hacia la meta.  Algunos corredores caminaban, pero los invitaba a continuar diciéndoles ¡Keep on going, you can do it!, aunque ni yo mismo me entendía en mi pronunciación.
Los 35 kms los había sacado igualito que en mi entrenamiento largo de 12 días antes, en 3 horas flat. Aun tenía posibilidades de nueva marca personal. Pero lo más complicado estaba por ocurrirme.

Resultaron muy buenos los abastecimientos de agua y gatorade. Por cierto, quería echarme agua en la cara para tumbarme la sal que dejó el sudor al secarse, pero luego sentía los gélidos vientos nuevamente y mejor desistí para no enfermarme de algo, que apenas acababa de salir de una gripa.

Mi panza toda revuelta por los dos geles que tomé, de repente me dolía. Mis manos heladas y brazos entumidos que tenía que sacudirlos. La frente con chorros de sudor frío. Las piernas ya algo pesadas y resistiéndose a seguir con el ritmo que le pedía, y mis pulmones, agobiados por aspirar tanto viento, por momentos álgido, por momentos polvoriento.

De izquierda a derecha, Luz Villaseñor, Paulina Vega, Gabriel Flores, Adán Morales, Marco Antonio Valencia
y la fotógrafa Isabel Mata.

Como si fuera dirigido de forma intencional, ahora tendríamos el fuerte viento exactamente de frente. Yo trotaba refugiándome detrás de otros corredores (truco que me enseñó mi papá, Don Héctor), y cosa que hice desde el arranque de esta carrera, ahora con más razón lo hacía, sin embargo, de poco me servía, aquello era un vendaval sin piedad. Los minutos de me escurrían y apenas podía avanzar, me despedí de un nuevo récord personal, incluso de llegar en 3:40 horas. Faltaban 2 kilómetros.

Por fin de nuevo en el Strip, enfilados hacia la meta. Me llamó mucho la atención en este punto como los participantes de medio maratón, casi todos iban caminando, no exagero, un 95% de ellos, como en epidemia se imitaron y deambulaban rumbo a la meta, ya sin sonrisas y lidiando contra el viento que aquí no daba tregua. En el carril de al lado los pocos que íbamos rumbo a completar el maratón, ninguno caminaba, tratábamos de trotar, de correr, pero nadie se rendía, el contraste entre unos y otros (y sin intención de comparar) era algo muy notable.

Avanzaban más rápido los minutos en mi reloj que mis pies hacia la escurridiza meta, que nomás no se dejaba ver. En el km.41 y de la meta, ni sus luces... ¿Donde está la meta? ¿Quién se la robó?
Quise caminar también, pocos pasos, pero no, de inmediato retomé el trote, "yo no vine a caminar", pensé, y es que acababa de pasar por una ráfaga de aire tan fuerte que sentí que literalmente me iba a levantar, y para lo cual me agaché un poco. No se si a los que llegaron una hora antes que los que íbamos ahí en ese momento, les tocó este mismo viento o si apenas estaba poniéndose así de fuerte.



42 kms y me pareció ver la meta. A "correr" o al menos eso intentaba, pero me resultaba en un lento trote, cortesía del tremendo clima, pero ¿quién iba a ganar esa noche, el clima ventoso o el maratonista?   Como pude le di y le dí, hasta visualizar la meta, y en un eterno último kilómetro metí las energías que pude hasta finalmente cruzar la meta de un maratón que inicialmente se me había antojado facilón y había resultado todo lo contrario. Sin embargo se pudo, las metas son para cruzarse y abandonar nunca fue una opción.

Resultó con casi 43 kms ese maratón, y de pilón nos hicieron caminar un largo trecho más para poder llegar a la salida, y yo con la urgencia de ver a mi esposa para decirle: "¡Aquí estoy mi Lucy, lo logramos de nuevo!"

Mi tiempo de llegada: 3:47:21 horas, aunque se que pudo haber sido por lo menos 10 minutos más rápido. 
Lugar general de llegada:  319  de  3100.
En Categoría de edad:  48 de 329.
En Rama Varonil:   280  de 1897.



─Nota: Fueron más de 23,000 en el half marathon. Un mar de gente comparados con la cantidad de participantes en Maratón.

Fue mi maratón #15, y pese a los obstáculos resultó mi ser mi quinto maratón más rápido.
Una experiencia única, totalmente distinta a las otras. Publiqué hace pocas semanas un artículo sobre este reto, llamado: "Correr Las Vegas, cosa de locos", haciendo referencia a la gente disfrazada, pero me equivoqué, lo que estuvo de locura fue el clima (jajaja). Volveré por la revancha un año de estos Dios mediante.

Felicitaciones especiales a mis amigos corredores de Tijuana que fueron de valientes a enfrentar también este reto: Gabriel Flores, Isabel Mata, Paulina Vega, Zuluz Villaseñor, Adán Morales, Marco Antonio Valencia y a César Moreno. Todos lo concluyeron, nadie se rajó. ¡Bien hecho maratonistas!

Con Lucy, antes de dejar las Vegas.

¡Gracias por tu visita! 






Archivo del blog