miércoles, 6 de noviembre de 2013

Cosas que suceden y no esperabas


 No esperaba nada de esto cuando decidí dedicarme un poco a correr. Cosas que suceden, cosas que te pasan y que nunca hubieras imaginado.
Cuando llegué tarde en el arranque de una carrera de 5k en Otay, los últimos de la cola ya iban como a dos cuadras, ¿tenía caso arrancar tras ellos?. No me lo esperaba, pero la gente me animó diciendo con sus gritos: "Ve por ellos, corre y alcanzalos", claro los ánimos realmente fueron muchos, y hasta terminé rebasando a la gran mayoría haciendo 20:10 minutos, fue mucho pedir para un corredor que no se dedicaba a eso... puedo decir que ni siquiera podía llamarme corredor en ese entonces.

 No esperaba conocer Nueva York, ni desear ir a Boston algún día, ni siquiera me imaginaba que entre mis planes estaría el querer correr un maratón. Ya no fui el mismo desde el primero, pero fue hasta el tercero cuando me dije, quiero llegar a correr por lo menos cien maratones; si la vida me alcanza los haré, aun me faltan esos 92, ni me imagino a donde me llevarán la ideas con tal de completarlos.


 No me esperaba que un seguidor de este humilde blog me regalara la inscripción del maratón de la Ciudad de México hace pocos meses, y no solo eso, ya que al no poder ir a correrlo como lo hice en el 2012, me envió de obsequio la camiseta y medalla conmemorativa del evento, que grandioso detalle, mil gracias Carlos Zaragoza, espero algún día ir de nuevo al D.F. y conocerte!. Mucho menos me esperaba que el siguiera mis pasos y se animara a correr ese maratón, el primero de su vida y a la edad de 49.

 ¿Cuando iba a imaginarme que mi amigo Fermín Mendivil me alcanzara en el maratón de San Diego de este año?. Fue subiendo por el km.33, pero esa no fue mi sorpresa, sino que el amablemente me regaló uno de sus geles al verme tan amolado por los calambres y sin energía... se detuvo por un momento para preguntarme si estaba bien, y me dijo que me fuera con el, pero no, le dije que se fuera solo, que luego lo alcanzaría, aunque eso no sucedió, que bonitos detalles de un buen colega que no hace mucho tengo de conocerlo!


¿Quien lo iba a decir?, que el engancharme tanto con este lindo deporte me llevaría a cuatro podios, nunca en primero de mis categorías, pero para alguien que solo comenzó por hobbie, por perder unos kilos de mas y que lo toma como recreación eso ha sido bastante incentivador, y gran motivo para seguir desafiando mis límites.

 No, no me esperaba que gente desconocida me diera de beber en una carrera, que me regalaran dulces, frutas, toallitas para secar el sudor; ni mucho menos que niños sonrientes y emocionados me salieran al encuentro para saludarme en mas de un maratón. Que alguien me dijera, yo corro porque quiero alcanzarte, porque quiero correr un maratón como tu, porque me han gustado tus historias, entre otras cosas mas. Es mas de lo que hubiera pedido. Gente maravillosa se ha cruzado en mi camino o yo en los de ellos, no lo sé.
Estos son solo unos cuantos ejemplos, entre muchas cosas que nos suceden; y todo debido a la magia de correr. Esto es solo el inicio. No dejemos de movernos, que como las luciérnagas sus luces se activan cuando vuelan y se mueven de un lugar a otro, así cuando corremos las cosas suceden, porque las provocamos, y solo sentados en el sillón solo veremos como el mundo gira a nuestro alrededor.  Hazlo por ti... siempre da un paso mas!!.  



Archivo del blog