jueves, 9 de abril de 2015

¿Correr es solamente culto al Cuerpo?

Un amigo de hace años alguna vez se refirió a mi rutina deportiva como algo que nos obsesiona tanto que pareciera que no hacemos otra cosa que solo correr y correr. 

Él no me invitó nunca a su iglesia ni a su religión, pero estoy seguro que pensó en que mi balanza se inclinaba a solo asuntos físicos ─del cuerpo─ y nada o poco sobre temas espirituales. Fue entonces que me dijo que solo me la pasaba cultivando el cuerpo y no lo demás... ¡sí, solo el cuerpo!, fue muy claro en eso.

Le dije que se equivocaba, pues el tiempo que uno le dedica a correr es de pocas horas al día, a veces menos de una hora, o menos de media hora, dependiendo del entrenamiento que toque. Y que existe mucho mas tiempo para "cultivar" la mente y el espíritu en el día, pues tiene 24 horas. No, no es que nos obsesionemos con nuestro cuerpo, pero es nuestro móvil en este mundo y hay que cuidarlo.
Ahora que, si quieres ser bueno en algo, se tiene que dedicar tiempo a la práctica, sin la práctica no se mejora.


Semanas después me invitó él a su casa, y en la pared de su recámara tenía posters de diversas imágenes que aparentemente no tenían mucho en común entre sí, recortes de un bebé, un auto nuevo, una guapa modelo, un señor de traje al parecer de mucho éxito, entre otras, pero lo que mas me llamó la atención fue que tenía también posters de actores con cuerpos espectaculares, que solo se logran si practicas ejercicio duro en un gimnasio ─fisicoculturismo─.  Y, le pregunté que por qué tenía todas esas imágenes pegadas en la pared, a lo cual me respondió que cada una representaban sus metas, lo que él quería lograr en algún momento de su vida, y verlas ahí a diario era un recordatorio de luchar por conseguirlas.

Lo felicité por eso, pero no le dije nada sobre los hombres musculosos, solo me sonreí... estaba claro para mi, que si él pretendía lograr tener un cuerpo así, entonces si tendría que ponerse a trabajar muy duro en ello, contrario a lo que anteriormente me había dicho, él tendría que "cultivar el cuerpo" también, que las cosas no se dan solitas como por arte de magia.

Los corredores que buscamos mejorías, nos da por leer mucho, por buscar nueva información sobre nuestro deporte, así que también cultivamos la mente, pues como somos aventureros igual nos gusta la lectura de libros (puedo decir que conozco a varios que leen mucho o al menos de vez en cuando un buen libro). Aunque la mente no se ejercita solo de esta manera, claro está.


La mayoría tampoco dejamos de lado nuestra parte espiritual, de hecho, creo que nos inclinamos bastante a ese lado cuando elevamos nuestros pensamientos al salir a correr, cuando nos acercamos a la naturaleza y nos damos cuenta del valor de la vida que nos rodea y de la que se nos ha concedido, de la belleza de la creación, de la oportunidad de disfrutar un día más.

En un maratón o ultra estoy seguro que nos acordamos mas de Dios, de lo que la gente que no es corredora de largas distancias se pueda imaginar. 

No se trata de ponerle o quitarle más a la balanza buscando equilibrio, solo que cuidar uno mismo su cuerpo no es por ser vanidoso ─aunque habrá quien sí haga deporte por vanidad─.

No podría generalizar, pero se que los que corremos solo buscamos mas "acercamiento", mas hacia nuestro yo interno, acercarnos a nuestra mente cuando trotamos por horas, acercarnos a nuestros límites para luego buscar desafiarlos; acercarnos a la naturaleza de nuestro planeta, y a ese punto donde parece que ya no puedes mas y sacas lo mejor de tu lado espiritual para poder arribar a la meta, y el agradecimiento puede ser tan profundo e intenso que no lo imaginan.

Es tan simple, la mente sana es mas factible que esté en un cuerpo sano. 
Que te digan lo que quieran, tu sigue corriendo, que siempre estarás buscando acercarte a algo y ese algo te puede sorprender gratamente.







Archivo del blog