lunes, 22 de agosto de 2016

Entrenamiento de 25 Kilómetros

Hoy quiero compartir un entrenamiento que realicé ayer domingo 21, y a partir del mismo, iré publicando los más importantes rumbo a mi nuevo maratón que es el 2 de octubre.

Considero que el inicio de la preparación fue desde el medio maratón de Tijuana, pero desde ese día me he enfocado más que nada en sesiones de velocidad, ya sea en mi pista de tierra o subiendo a paso fuerte al cerro que me queda muy cerca de donde vivo. La fuerza en las piernas, ese es sin duda mi lado débil al cual debo poner más atención.



Decir "no" al Florido:

Tuve que sacrificar mi asistencia a una de mis carreras favoritas, como lo es la 5k del  Florido; todavía un día antes estaba con la batalla interna de "quiero-pero no debo"; hasta que puse las cosas en la balanza, y me dije: ¿Te sirve correr 5 kms para mejorar en tu próximo maratón?, un rotundo "No" fue la respuesta, cuando carreras de 5k me las invento yo mismo entre semana a ritmo de competencia.

Al fin bajó un poco la temperatura, a 19 C. ya que no estaba rindiendo mucho en mis últimos entrenos, así que primero me motivé mucho viendo el maratón olímpico, lo cual atrasó un poco mi propia carrera, pero sin duda me sirvió como inspiración, y así comencé antes de las 8:00 a.m.

25 kilómetros: El Reto

Pero no solamente sería cubrir la distancia, eso es fácil, el objetivo sería tratar de sacar cada 5 mil en 25 minutos como tiempo límite máximo, y hacer por consiguiente un total de 2:05 horas. Para mi, ese sería un ritmo satisfactorio, pero si acaso me sentía bien, pues trataría de acercarme a 2 horas flat.

Sólo llevé conmigo 700 mililitros de agua de coco, es poco, pero me tendría que alcanzar. Inicié en una especie de pista de 350 metros (de tierra), donde el óvalo es casi perfecto. El buen clima me ayudaba, pues estaba algo nublado y soplaba un ligero viento fresco.

Siempre inicio aquí, aunque termine en otro punto de la ciudad.


Los 5 kms:

Sin mayor problema tomé un paso medio entre lo que es mi paso de maratón y el de medio maratón. Oscilaba entre 4:50' y 4:39' mi paso. Me recordaba de no meter mucha velocidad o me cansaría antes de tiempo, lo ideal era mantenerme en un 4:45' si me sentía cómodo con el paso.
Resultó! Mi primer cinco mil, salió en 23:36 minutos, y me sentía entero. Bebí de la botella rápidamente y la volví a dejar en el suelo. 

Los 10 kms:

Cada vez que tomo líquidos tiendo a bajar drásticamente el paso, pero esta vez lo hice con mucha conciencia, así que no perdí muchos segundos y al poco rato ya había recuperado el ritmo de carrera que deseaba.

A pesar de dar vueltas como loco en el mismo pequeño circuito, no me aburría, al contrario, como que era el lugar correcto, un sitio alto, donde el viento me llegaba perfecto para refrescarme, lejos del smog de los autos y sin interrupciones de ningún tipo. Todo aparentemente bien en ese óvalo, hasta que llegó un señor, caminando con sus dos perros, sin correa, un pitbull y un pastor alemán, que corrían sin dirección alguna, se me quedaron viendo y yo mejor me salí de la "pista" hacia el lado opuesto, para subir por una veredita irregular, pegado a una pared alta, y por ahí escapar de ser necesario... eso sí, no paré, el reloj y las piernas seguían en lo suyo. Al poco rato pasaron de largo ese señor y sus mascotas, que al verme entendió el porqué me alejé.

Seguí para mi sorpresa, algo fuerte y en total cubrí el segundo cinco mil en 23:24 minutos... mi total en 10k = 47:00.

Los 15 kms:

No era algo extraordinario en realidad, pues mientras corría recordaba que en varios maratones he hecho los 10 kms en ese tiempo, en San Diego, por ejemplo. Eso sin mencionar que en un medio maratón incluso he logrado 41 minutos en el primer 10k. Sólo pensaba en ello para darme ánimos, y recordarme que estaba entrenando para maratón, no para otra distancia.

Seguía dando vueltas, pero ya pensando en abandonar esa pista, pues me iría "hacia abajo" rumbo al bulevar Insurgentes, para combinar con terreno pavimentado y acercarme a la realidad conque uno se enfrenta en los maratones. Parte del plan era ese, combinar terrenos. Después de 14 kilómetros, agarré calle abajo, el descenso me ayudaría a hacer otro buen 5k, los cuales son mis parciales en los que me baso. Y éste tercero salió, en efecto, más rápido que los anteriores. 23:10 minutos, y así completé 1:10:10 horas en 15 kms.

Mi pista de 350 metros, para cuando hago repeticiones de velocidad.


Los 20 kms:

Por lo tanto fui optimista: "Puedo llegar debajo de 1:35' en los 20", me dije, y de ser así, hasta puede que complete los 25 kms en dos horas flat, o si me falla la energía ─como tantas veces me sucede─ pues en 2:01 horas, pero no me quise adelantar más, y mejor traté de enfocarme en un 5 mil a la vez.

Mi premio tras completar cada 5k era dar tres buenos sorbos a la bebida, aunque sin saborear, solamente pasar el trago de inmediato para no perder el ritmo. Estaba ya costándome trabajo mantener el paso, ya andaba por calles duras, lo bueno que por ser domingo no estaban muy transitadas. 

Andaba por el rumbo de la clínica 1, y por esa calle completaría la distancia haciendo circuitos, para ese momento ya estaba bien soleado y procuré las pocas partes sombreadas, por las banquetas.
En 24:18 minutos saqué ese cuarto 5 mil, y en total los 20 kms en 1:34:28 horas... ¡Lo podía lograr!

Los 25 kms:

Sediento y con la ciática ya dando lata, trataba de bloquear cualquier malestar que sintiera. Lo bueno, es que Lucy pasaría por mi en la plaza china, para lo cual ya habíamos acordado en una hora aproximada.  Me dio gusto que los 21 kms los hice más rápidos que en el medio maratón de Tijuana.

Mi paso de pronto se me iba muy arriba, a 5:40', luego aceleraba y lo iba recuperando poco a poco, ya a 5:25', ya a 5:14', hasta conseguir el ritmo arribita de 4:50', ahí debía mantenerme, aunque sabía que incluso con mantener hasta el final un paso de 5:15' de cualquier modo lograba la meta, pero no, no quería que el parcial me saliera arriba de 25 minutos cuando los otros salieron tan buenos.

Cuando me quedaba una milla me exigí más, pues ya quería terminar cuando antes. Al faltarme un kilómetro supe que lo lograría y de pura emoción busqué acelerar las piernas ya muy cansadas, y así concluí a paso de 4:40' hasta dar el stop a mi reloj... no más, que ya me marca 25 kms completados en 1:59:19 horas.
Ese último cinco mil lo había terminado en 24:51' minutos, que de no haber acelerado en la milla final no lo hubiese conseguido en menos de 25 minutos. El pace promedio, al fin de cuentas me dejó muy contento: 4:46' por kilómetro.

Muy agotado pero satisfecho, con un resultado que fue mucho mejor de lo que esperaba (aunque sé que puedo mejorarlo), pues técnicamente debería poder cubrir 27 kms en dos horas, pero ese ya será otro reto en un futuro.
Un ritmo que, estimo sea complicado soportar en 30 kms. pero éste sí creo que será el siguiente reto.   ¡Gracias a Lucy que ya estaba ahí esperándome! Nos lanzamos de inmediato por unos sueros.

¡Gracias por tu visita!






Archivo del blog