martes, 29 de enero de 2013

¿Y si al correr me encuentro con un puma?



Recuerdo que estaba entrenando distancia para un maratón, razón por la cual nos fuimos a correr lejos de la ciudad de Tijuana, mi amigo Nacho Zamarrón y yo. Era una de esas visitas dominicales al Cóndor, lugar que queda a la altura del Hongo.

Como acostumbramos madrugar para empezar lo mas temprano posible, aun no clareaba el día por completo. Corrimos en ése bonito lugar, respirando el aire puro, con olor a maleza, árboles tipo pinos y demás. Y con la intención desde luego de sacar algo de provecho a la altura del lugar. Nada más relajante e ideal para corredores.



Después de unos 7 kilómetros, ya adentrados en el sendero, me despedí de  Nacho, ya que siempre acordamos en llevar cada quien un paso y también porque hace cada quien su propia distancia. 
El caso, es que en esa zona, exactamente donde estábamos, los arboles se cerraban casi por completo por encima de nosotros, oscureciendo mas el camino a seguir. 
Me adelanté unos 150 metros de mi compañero, y en eso que se atraviesa a unos 80 metros delante de mi, una especie de perro color café claro, cruzó muy rápido de lado a lado y no pude asegurarme de lo que en realidad era.
Le grité a Nacho, "Oye, creo que vi pasar a un perro, o no se que era, tal vez sea otro animal, ten cuidado!", me aseguré de que me hubiera escuchado, y con algo de adrenalina en el cuerpo, me tuve que poner mas alerta.

"¿Un perro aquí, con frío, y a esta hora?", no lo creo, me dije en mi pensar.
Nacho se hizo de una lanza con una tabla en forma de flecha en un extremo, la tomó de un cerco, eso me lo  contaría después, pero coincidimos, ya que yo había hecho lo mismo, a excepción de que mi tabla-lanza la tomé del suelo.

Yo iba por 32 kms. y seguí adelante. Nacho buscaba hacer 25 kms. y le creo que el también continuó. Así que hubo un momento, como siempre ocurre cuando hemos ido, que nos perdemos de vista el uno del otro.


Después de 12.5 kms. me topé con un letrero con mensaje de cuidar el bosque contra incendios, muy bien por quien tuvo esa iniciativa. Antes no estaban esos señalamientos. Y es que después de cada 200 metros había uno tras otro, alguno decía el tipo de fauna que ahí habitaba, como el coyote... seguí avanzando y uno mas sobre protección de la flora. Mi interés era ver que mas animalitos vivían por allí cerca, en mi mente los felinos era lo que me preocupaba.

Otra señal, con imagen y texto sobre los Linces, pensé, "Vaya, esos son gatitos!", y después uno más sobre venados.
El caso, es que cuando ya andaba por el km.30, al fin me topé con lo que temía, lo que sospechaba; era el aviso de que habían pumas en esa área. No decía que tuviera uno cuidado de ellos, sino que había que cuidar la fauna del lugar y el puma formaba parte de ella. 
Pues a partir de ese momento, con algo de temor (ya que iba solo y estaba muy lejos) me puse mas atento a todo movimiento y sonidos que surgieran a mi alrededor. Pensaba en como responder a un ataque de puma, pero ¿y si atacan en manada, y si salta de una roca?. Va uno corriendo y pueden pensar en que estamos huyendo de ellos!. 

El puma caza principalmente de noche, y sus presas por lo general las busca de su tamaño o mas pequeñas, por tal razón son un peligro para los niños.

Recordé que mi papá alguna vez en su juventud, tuvo un encuentro con un felino, y lo que hizo no fue correr, sino mirarlo fijamente y seguir el sentido común (el claro que tuvo miedo, pero improvisó). Levantó los brazos para verse intimidante y amenazador hacia el animal, y le pegó un grito muy fuerte, con potencia. Según me contó, la bestia que al parecer lo estuvo siguiendo, con ese tremendo grito salió huyendo todo atemorizado. Gracias a Dios le funcionó, (jejeje) que si no, no estuviera yo escribiendo esto el día de hoy!.

En fin, volviendo al Cóndor... que largo se me hizo el trayecto de regreso, siempre viendo para todos lados, no me fuera a salir un pumita con algo de hambre. Me urgía  ver a mi amigo y contarle.
Además, si ya un corredor me había comentado que ahí alguna vez se topó con un venado, mi lógica me hacia pensar en que también podía existir en esa zona ecológica, algún depredador de venados.

Entonces confirmado, hay pumas en el Cóndor, y hay que tener mucho cuidado, aparte de las ya vistas cascabeles, que a veces cruzan el mismo camino que nuestros pies.

Los dejo con la siguiente información que encontré en la red, que le puede ser útil a todo aquel que guste de correr en zonas rurales y bosques apartados, ya que nunca se sabe con que sorpresa puedas cruzarte en tu andar.



¿Que hago si me topo con un puma y me quiere atacar? 


Comportamiento del puma:

El puma es un animal solitario, con una fuerte territorialidad. Se caracterizan por ser veloces corredores de distancias cortas y hábiles trepadores. Recorren constantemente sus áreas de caza, los que demarcan con el olor de sus heces y orinas, para dar a entender a los otros de su especie que ese territorio tiene dueño.

Qué hacer ante el ataque:
Como la mayoría de los felinos, cuando el puma ataca normalmente muerde el cuello, tratando de encajar sus dientes entre las vértebras y en la médula espinal. Lesiones en el cuello, cabeza y espalda son comunes y, a veces, mortales. Los niños están en mayor riesgo de ataque, y con menos probabilidades de sobrevivir a un encuentro. Una detallada investigación de los ataques de pumas antes de 1991 mostró que el 64% de todas las víctimas y casi todas las víctimas mortales eran niños.
  • No haga largas expediciones a pie; ande en grupos con adultos que puedan cuidar a los niños o no lleve niños.
  • Si se encuentra con un puma, no corra; esto puede estimular su instinto de caza. Permanezca, por el contrario, firme y enfrente del animal, buscando el contacto visual.
  • Tome cualquier cosa para parecer más grande e intimidante, ábrase la chaqueta y lance palos y piedras.
  • No se siente ni se acuclille; esto podría crear la impresión de que se trata de una presa ordinaria cuadrúpeda, en vez de un ser bípedo, que no es presa para el puma.
  • Responda al ataque si es atacado. Del puma se puede defender con piedras, palos, herramientas de jardinería, con patadas y puñetazos; se ha sabido que una patada bien dada en la nariz funciona.
  • El punto más débil donde golpear a un puma es su nariz.
  • No trepe a un árbol o a una roca: el puma puede trepar mucho mejor que un ser humano.
Consejos y más:
Puede ahuyentarse si se los mira directamente a los ojos o gritando en voz alta, pero la calma, y cualquier otra acción que haga parecer a la persona más grande y más amenazadora, puede hacer también que los pumas se retiren. La lucha contra pumas con palos y piedras, o incluso manos desnudas, a menudo es eficaz para desactivar el estímulo de ataque de un puma.


Archivo del blog