jueves, 12 de junio de 2014

Carrera por la Salud, 5k del 2014

 Viniendo de un fuerte entrenamiento del sábado anterior, algunas dolencias se quedaron en mi cuerpo, tanto en las piernas como en espalda y cadera, y es que era reciente el Maratón de San Diego, y ya andaba exigiéndome, pero he leído que entrenar así y cansado a veces es bueno, para que el cuerpo asimile y aprenda a dar lo mejor sin estar al cien por ciento, sin embargo hay que medirse y saber cuanto es bueno y suficiente para no caer en lesiones o sobreentrenamiento.
Anoche estaba con el dilema de asistir o no a la carrera de los Médicos Generales, también llamada Carrera por la salud. Ya es la sexta edición. Siempre se hace en día viernes, pero esta vez por ser el partido de futbol de nuestra selección en viernes y tempranito pues se movió la fecha de la carrera a jueves.


Imágenes 1 y 5 de Yo también corro en Tijuana.

 Si amanecí todavía resentido por las molestias físicas, pero me animé, al fin que 5 kms no es mucha distancia aunque se corra a paso fuerte. Sobre todo, tenía muchas ganas de ver a mis amigos runners, ya que últimamente no he participado mucho en las carreras locales.
No tuve la intención de "emplearme a fondo", pues forzar la máquina no es bueno si no llegas entero a una competencia, no obstante, le iba a dar conforme me fuera sintiendo.
Los médicos salieron primero, pues es su carrera (les dimos chance, jejeje), ya luego fue nuestro turno. 
No asistieron algunos de los atletas mas veloces de Tijuana, cosa que hubiera ocasionado que nos jalaran a los demás para hacer todos un mejor tiempo, pero si fueron los suficientes que son competitivos.
Íbamos un poco mas de 300 corredores por el bulevar Aguacaliente, justo enfrente de las torres del Gran Hotel Tijuana; varios habíamos corrido el Maratón apenas once días atrás, pero ya queríamos experimentar de nuevo un paso mas fuerte de lo que lleva un corredor recreativo en los 42 kms.


De izquierda a derecha, Isabel Mata, Ninfa Uribe y Christina Robles, nuevas amistades del running.

Pasé a Víctor "Puma" Serna en los 500 metros mas o menos. Hice 3:45 minutos en el primer km, y pensaba que iba lento, pero es la adrenalina del arranque. 
Frente al Auditorio cumplimos el segundo kilómetro, todos con un paso mas relajado. Yo le bajé un poco al ritmo, reservándome para el final... Lupita Cruz iba a 50 metros delante de mi, excelente corredora ella. Me propuse seguir su paso y me alineé a ella, pero me duró poco el gusto, aun así la seguí; también el Sr. Eduardo Valle iba un poco mas adelante. El es el bicampeón del ultramaratón de la Laguna Salada.
3 kms. tras ellos significaba que no iba tan mal, de hecho Heriberto Rodarte tampoco iba muy lejos, y el es mejor que yo en carreras de 5 y 10 kms.
4 kms. sosteniendo un buen ritmo, sin afán de acelerar, solo mantenerlo ya era bueno. La carrera de hecho es de 4.820 kms. le falta un poco para ser realmente de 5, sin embargo con metros de mas o de menos nos gusta la ruta y el evento se vuelve muy ameno año con año.

Fotos 2 y 3 de Carlos Oliva.



 A la altura de la clínica 7 del Imss casi nos emparejamos los tres, Valle, Cruz y Buelna, justo cuando restaban unos 300 metros para llegar. Lupita nos dejaba con su sprint final... yo hago lo propio y nos despegamos del Sr. Valle.  Entramos a la meta prácticamente parejos, ella logra ganar en la rama femenil, y yo al menos hice una marca decente de 19:38 minutos, la cual no es la mejor que he hecho ahí, ya que hace dos años metí 19:18, pero fue suficiente para mi, a un ritmo que no me resultó tan agotador.
Después de la bonita convivencia con Ninfa, Cristina, Heriberto, Víctor, Memín, Héctor Romero, Luis Morúa e Isabel Mata, ya me disponía a irme del lugar, rara vez me quedo a las premiaciones.
Estaba viendo el pizarrón con los resultados generales, y vi que mi nombre estaba en la primer hilera (eran como 10 u 11), y ya con eso me daba por bien servido, en eso fue cuando escuché que voceaban mi nombre, el joven del micrófono y Víctor Serna me llamaba para que fuera, pues resultó que había ganado el tercer lugar en mi categoría.
Irónico, casi me "rajaba" la noche anterior buscando pretextos para mejor no asistir, y al estar ahí buscando dar un buen esfuerzo me daba como resultado un podio inesperado, apenas el cuarto en 10 años corriendo.

¡Recuerda que correr es sinónimo de una Vida Sana!

¡Gracias por tu visita!

Los tres compadres: Buelna, Serna y Morúa.

Acompañado por estos campeones: Christina, Ninfa y el "Mosco" Romero.
Fotos 4 y 6 de Víctor Serna.



Archivo del blog