lunes, 1 de diciembre de 2014

Yo, corredor de distancia

Pintura de Susan Delaine


La luna teñía de plata sus gotas de sudor
La soledad del lugar lo invitaba a meditar
Pensó en la distancia que enfrentaría con valor
Apenas viendo el sendero que debía pisar.

Pocas luces a los lados de pronto lo distraían
pero volvía a sumirse en un mar de pensamientos
Recordó las viejas glorias y anheló las que venían
Valorando sus pisadas en días de lluvia y de vientos.

¿Yo, corredor?
¿En que momento me convertí?
Creía que no estaba hecho para esto,
pero esto si está hecho para mí.

¿Yo, corredor?
¿En que momento me sucedió?
Pensé que era una loca aventura
Locura que un día a mi vida se añadió.

Fresca noche de verano y el no deja de correr
Sus músculos buscan distancia con gran determinación.
Se siente tan bien que quisiera ver así el amanecer
Recorriendo rincones del mundo a donde señale el corazón.

El aroma de los pinos ya le dan la bienvenida
El desea detenerse solo para contemplarlos
Baja el ritmo de zancada y absorbe aquella vida
Atesora formas y colores, solo para no olvidarlos.


¿Yo, corredor?
Si recuerdo que al comenzar
al exigirle prisa a mis pies
me sentía desmayar.

¿Yo, corredor?,
¡Si dos cuadras no podía recorrer!
Apenas podía con mi alma
y ni mi cuerpo lograba sostener.

Los minutos volaron y el ya iba de regreso
Pensaba en sus seres amados, en su madre y en sus besos.
De frente miles de estrellas parecen querer guiarle
Y la mas grande centelleaba como queriendo cuidarle.

Le cantan historias los grillos y también algunas ranas
de cosas que el nunca comprende y les contesta con ganas:
"Amigos, fui y vengo de pasada y me voy de aquí contento
Con saber que son felices valió la pena el experimento (vivirlo).

¿Yo, corredor?
¿En que momento me convertí?
Creía que no estaba hecho para esto,
pero esto si está hecho para mí.

¿Yo, corredor de distancia?,
¿En que momento me vino a pasar?
Me siguió esta bendita locura
que bueno que me dejé alcanzar.


Texto creado por Héctor Buelna M.







Archivo del blog