Segidores en Google

domingo, 17 de noviembre de 2019

¿Por qué no he corrido un Ultra?

Muchas veces he pensado en este tema y escribir sobre ello, y supongo que algunos se habrán preguntado alguna vez (o quizá nunca) el por qué no he participado en carreras de ultra distancia.

Bueno, razones tengo varias, y tengo que aceptar que desde hace tiempo tenía ganas de escribir sobre esto. No hay mucho qué decir, pero la inquietud por hacerlo quedará desahogada aquí:




─Ya recorrí muchos lugares de campo cuando niño:

Los ultra maratones que se corren en nuestra región, a decir verdad, me atraen muy poco por su tipo de terreno, altimetría y escasa flora que hay.  Yo soy más de bosques un tanto densos, pero con rutas donde se pueda correr más y andar (caminar) menos, pues los senderos muy estrechos tendrán su reto, pero prefiero espacio para mayor movimiento, para velocidad, para rebasar si acaso quiero hacerlo, e inclusive para escapar de un animal que me persiga... ya sé, exageré, pero todo puede suceder.  
Y bueno, como soy originario de Sinaloa, cuando chico, mi papá nos llevaba de excursión y por horas íbamos muy lejos, sobre cerros, valles y bosques maravillosos. Cruzábamos arroyos y ríos de ida y vuelta... pero eso no existe acá, lo cual me motiva muy poco.

─No tengo nada qué demostrarme en recorrer distancias largas:

Porque siendo realista, los ultra runners siempre querrán demostrarse (y demostrarles a sus amigos para impresionar) que pueden llegar cada vez más lejos, por eso 80 km no bastarán, luego irán por 100, luego por números mayores y en millas, hasta establecer una distancia tan grande que los aleje de sus amigos y de sus rivales. Considero que de quererlo hacer, yo también podría... pero no.

─Exceso de sudor y calambres:   

No quiero que se me caigan las uñas de los pies... no quiero que mi nervio ciático duela sin piedad desde el km 20... no quiero lesionarme una rodilla o de otra parte del cuerpo y dejar de correr por meses. Por eso, recordar el por qué comencé a correr me ayuda:  Por salud y por bajar de peso, y después por mantenerme en forma.

Además en mi caso, sudo en exceso... sí, aunque coma plátanos y beba sueros por varios días antes, me llegan los calambres en maratones (casi siempre), porque en el sudor pierde uno los electrolitos y por ende el cuerpo se va debilitando. Cuando correr deja de ser disfrutable para mí, pierdo el interés por seguir... lo bueno es que me pasa cuando ya falta poco por terminar los 42 km. y a veces nunca, pues depende del maratón ya que unos son grandiosos y otros... de apoyo casi nulo. Así lo dejo.


─Mi distancia favorita es el Maratón:

Mi distancia favorita para velocidad es el medio maratón, ya que me permite seguir corriendo a un buen ritmo de principio a fin. Sin embargo, el maratón es "mi gran reto favorito" y la distancia mayor que corro. La distancia con la que se cierra los Juegos Olímpicos cada cuatro años es... el maratón. En dichos Juegos la única ultra distancia que existe es la competencia de marcha en 50 km.  Por eso mi orgullo es ser maratonista, y siento que me llena de grandes emociones y satisfacciones y que no necesito más.

─Me gusta llegar pronto a la meta o lugar objetivo: 

Que un reto de esfuerzo físico me lleve tantas horas me llega a desesperar. Por eso me gusta cruzar la meta lo más rápido posible. No por eso soy velocista o un atleta veloz... pero la lucha le hago con lo que hay y con lo que la edad me permite. Eso sí, entreno seguido para mejorar la resistencia de velocidad. 

─Me gusta más correr que recorrer:

Tal como se lee y suena, pues adicional al tiempo que conlleva concluir una ultra distancia, sé que se recorre lentamente y con varias "paradas" para llenar de combustible el organismo y poder continuar; por lo cual hay que correr por ratos, alternar con caminatas (hacer senderismo y caminata recreativa) para sumar kilómetros y así recorrer toda la distancia. Y no les resto mérito a quienes lo hacen, pues sin duda no muchos consiguen esto, y gran esfuerzo les ha de costar. Mas no es lo que me atrae... ya que a mí me sigue gustando más correr que recorrer.

Ya sé, me dirán que tengo que vivirlo... y quizá algún día, si el lugar y la ruta son inspiradores y me llenan el ojo y logre emocionarme como para sufrirle un buen rato. ¡Sé que será grandioso!




lunes, 4 de noviembre de 2019

Premio Literario Amazon 2019. Finalistas... ?

Hola, amigo lector. El Premio Literario Amazon 2019 está por dar a conocer a los Cinco Finalistas muy pronto.

Esta es ya la sexta edición. Este concurso cuenta con una vasta participación de escritores de toda hispanoamérica, además de España. Bueno, podría darse el caso de que el ganador surga de otro país, por ejemplo, Alemania, siempre y cuando el libro esté en nuestro idioma.

1535 obras literarias están siendo analizadas por expertos. Yo imagino que han de filtrar varias veces, haciendo a un lado las que consideran que no reunen sus requisitos. Porque simple y sencillamente me parece imposible que en dos meses se lean los más de mil quinientos libros. Una vez que quitan "la paja" supongo pasarán a los que consideren temas "buenazos", originales, literariamente bien escritos y con potencial de ventas. Sólo ellos saben exactamente los atributos que buscan.

¿Será nuevamente un autor español el vencedor, o mejor dicho el elegido? Sólo en una edición ganó un escritor de Argentina (Cristian Perfumo), pero, ¿será que nuevamente un español salte de júbilo al saberse ganador? 
Yo soy mexicano y a mucha honra.  Mi obra habla con algunos modismos mexicanos y resalta el modo de vivir de algunos paisanos. Me daría un gusto enorme, de no ser yo, que una persona talentosa de mi país resulte ganador esta vez.

¡Qué gane el mejor!  ¡Qué gane la Literatura!

Mi obra participante es la novela OJOS DE CABRA. Te invito a echarle un vistazo. Recuerda que en la versión Kindle o digital te deja leer 3 capítulos GRATIS.  Te comparto los enlaces:

https://www.amazon.com/CABRA-Spanish-H%C3%A9ctor-Buelna







amazon.com/author/hectorbuelna









miércoles, 4 de septiembre de 2019

OJOS DE CABRA, libro de José Héctor Buelna




Esta historia comienza en el año 1980, en la víspera de una fiesta de quinceañera. Acontece en una zona rural de Sinaloa, apartada de las luces de la ciudad.

Antonio Robles (Toño) un chico de diez años, cree haber visto a un ser sobrenatural mientras su tío hurta una cabra.  Aunque se ve obligado a callar lo que ha atestiguado, para él es el inicio de una pesadilla.

Toño es fanático de las historietas de Kalimán. Además, acostumbra a leer todo lo que tenga al alcance de sus manos. Su inquietud e imaginación lo llevan a sospechar que también le están sucediendo cosas "anormales" a sus hermanos. Asimismo, decide descubrir los secretos de ellos leyendo sus diarios. Pero las sorpresas que le aguardan serán mayores de lo que él supone.

Un día, él junto a su hermano Leo, entran al llamado: "Almacén tenebroso". En ese lugar lúgubre y abandonado descubrirá que una forma humanoide que supone pintada en una de sus oscuras paredes, no es realmente una pintura.




Para revertir el mal que cree cernirse sobre él, se propone realizar "un buen acto". El objetivo es sumamente complicado: reunir a sus abuelos paternos, quienes tienen mucho tiempo separados y siempre hablan pestes el uno del otro.

Antonio, pronto aceptará que para llevar a cabo su investigación clandestina requerirá de dos aliados.
Juntos indagarán en lugares oscuros y prohibidos, y así atravesarán una aventura emocional, plagada de momentos de camaradería y ocurrencias propias de la edad.

Libro: OJOS DE CABRA

Páginas: 247

Género:  Aventura y Suspense principalmente. Aunque también está presente el drama familiar, el romance poético y el terror psicológico.

Te invito a echarle un vistazo a sus tres primeros capítulos, en el siguiente enlace de Amazon. Tan sólo tienes que dar clic en la imagen de la portada un par de veces y te llevará al texto.

https://www.amazon.com.mx/OJOS-CABRA-H%C3%A9ctor-Buelna-Mart%C3%ADnez-ebook/dp/B07X61B14Y/ref=sr_1_1?__mk_es_MX=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=ojos+de+cabra&qid=1567518503&s=gateway&sr=8-1


¡Gracias por tu visita!

miércoles, 10 de julio de 2019

Corriendo en un Vórtice de energía

¿Has oído hablar alguna vez de un vórtice de energía positiva? Tal vez hemos pasado entre ellos y no lo sabemos... pero, esperen, ¿qué es éso? ¿A poco existen los vórtices de energía? 
Al parecer he dado con uno, al que hasta hace poco le llamaba "círculo mágico" por la sorpresa de los resultados obtenidos dentro del mismo.

Todo corredor experimentado sin duda ha estado en muchísimos lugares diferentes, desarrollando esta actividad física que tanto nos gusta. Lugares lejanos, con todo tipo de terreno, y lugares cercanos, cuando simplemente salimos de casa después de ponernos los tenis (zapatillas) y comentar: 

"Al ratito vuelvo, que voy por unos cuántos kilómetros", y acude uno a los lugares favoritos que no nos queden muy lejos, y que al no tener un parque cerca, pues agarramos las calles que nos parecen más accesibles y menos tediosas.



Lo cierto es que hay zonas donde no nos sentimos a gusto, o como que nos desagrada algo del lugar y mejor nos alejamos o no volvemos o le sacamos la vuelta. Otros, por lo contrario, nos llaman, nos hacen sentir muy bien y regresamos en cada oportunidad.

También es cierto que correr en un "cachito" de espacio no es para nada atractivo. Yo mismo suelo buscar siempre nuevos lugares abiertos y de ser posible lejanos, para reanimarme y llenarme de esa sensación de "poder", de logro, y sobre todo de esa libertad que revitaliza el cuerpo y el espíritu.

Sin embargo, hace meses, al estar corriendo para terminar una carrera-entrenamiento de 4 kms me metí a un pequeño estacionamiento de una mini plaza comercial, y que al trotar en su contorno se hace una especie de círculo (sí, como una pizza que viene dentro de una caja cuadrada), comencé a notar ciertas rarezas que nunca, en mis 16 años de corredor constante que tengo, había visto ni sentido. Resultó que a pesar del ritmo fuerte que llevaba y el cansancio, pude acelerar más con menos esfuerzo... a menos que se ponga loco el Gps o la App cada vez que entro a correr ahí.

Para no hacer el cuento muy largo, enlistaré lo que he percibido al correr en ese espacio, y aclaro que no entro a trotar lento ahí, sino siempre a ritmo fuerte de carrera.  Ok, va:

─Sostenimiento del ritmo fuerte con menos cansancio aparente.

─Aceleración del ritmo de carrera casi sin proponérmelo o apretando un poco el paso a conciencia.

─Advertir en la pantalla del celular que cada kilómetro sale si no igual, un poco más rápido que el anterior.

─Ganas de seguir dando vueltas en el mismo sitio, quizás motivado, al ver los resultados.

─La sensación de dar más con mucho menos esfuerzo que el ordinario, es decir el  esfuerzo usado en otras calles o rutas habituales.



Como no soy experto en este tema, quizás no me haya expresado lo suficientemente claro. Lo que sí, es que tras consultarlo con tres personas de confianza, dos de ellas me dijeron lo que yo ya sospechaba, que se trata de un Vórtice de energía positiva escalonada, término que usó la señora mayor con quien hablé del tema por última vez, y cabe mencionar que ella se distingue por ser muy sensitiva y espiritual; mencionó ella que al envolverme con esta energía es que consigo buenos resultados y con menos desgaste o esfuerzo.

No hago toda una carrera ahí, qué aburrido dar vueltas en el mismo lugarcito de 110 metros, ¿no?, pero sí que termino mis últimos kilómetros dentro de ese estacionamiento, girando y girando como en un remolino.

Mis marcas recientes que mencioné en la entrada anterior hace una semana, en realidad las conseguí en parte por correr aquí, dentro de este círculo mágico: 

5K en 18:53... antes de éso andaba en 19:30 aprox.
10K en 41:01...  semanas antes hacía 42:30 aprox.
y 16 kms en  1:08:45....  De 1:11 horas no bajaba.

Bueno, quizás todo sea resultado de fuertes y variados entrenamientos que he realizado en el último semestre, quizás es un efecto de la física que desconozco, basta recordar que las pistas de carrera son unos óvalos de apenas 400 metros, o tal vez... cabe la posibilidad que en verdad existe un vórtice de energía positiva dentro de ese pequeño espacio en el estacionamiento de esa placita. 

Lástima que cuando corra el medio maratón de Tijuana dentro de pocos días, dicho vórtice no me seguirá en el trayecto... Oh!, bueno, me llenaré un poco de la energía de ese lugar unos días antes para ver si me la puedo llevar conmigo el domingo 21 para ver si por fin le bajo a mi 1:37 horas de Medio maratón, pues bajar de ahí se me ha complicado en los últimos tres años.

¡Sigue corriendo... con moderación, y por salud! 




martes, 2 de julio de 2019

Nuevos Desafíos




Tener desafíos nuevos es una característica intrínseca en la mayoría de los corredores, si no es que en todos. Por ejemplo, en mi caso, este año me dio por hacer carreritas de tres mil metros, y siempre buscando bajar los tiempos; después me enfoqué en el Reto Kipchoge, el cual consiste en correr un solo kilómetro a toda velocidad, tratando de acercarme poco a poco a la marca de 2:51 minutos, pero lo he dejado un poco de lado, mas lo retomaré en este mes. 

     Lo importante es no dejar de lado los entrenamientos de siempre, los cuales procuro sean siempre muy variados, o inclusive me invento nuevos para sacar a mis piernas de su zona de confort. Combino, entonces, rutas en cerro, repeticiones de velocidad al menos dos veces por mes, carreras fartlek (juegos de velocidad), distancias largas en fines de semana a paso más lento, y, de vez en cuando me meto a alguna carrera o me invento mis propias carreras, y ésto último lo hago una vez por semana, ya sea de 5, 10, 15 o más kilómetros.

     Una cosa llevó a la otra o las conecté; el caso es que mis retos y mis carreras propias se fusionaron de alguna manera y casi sin proponérmelo he regresado poco a poco a mis mejores marcas personales... no, aún no las alcanzo, pero les ando ya muy cerca.

     Parte de mis resultados se han dado con un "extraño fenómeno" por llamarlo de alguna manera, aunque sin duda debe tener una explicación científica, pero por el momento me gusta la idea de llamarla: "mágica" o "el círculo de mágico de carrera", de cual les platicaré en mi próxima entrada, muy pronto.

     Por el momento, sólo quisiera agregar que, los nuevos retos a superar este año son:

1 Milla en 5:00 minutos

5 kms, en menos de 18:53'   (los hice hace unos 10 días).

10 kms en menos de 41:01 minutos  (también resultado reciente).

10 millas o 16 kms en 1:06 horas

Medio maratón en... 
Aquí ya se me complica mucho más, pues deseo lograrlo en menos de 1:32 horas dentro de pocos meses, y antes de que concluya el 2019 espero romper al fin la barrera de la 1:30 horas.

No tengo en puerta ningún maratón por correr, pero si se lograron los anteriores, es muy posible que baje algunos minutos mi marca personal de esta distancia... Maratón Pacífico, ah, me encantaría!


¡Gracias por tu visita!

Archivo del blog