Segidores en Google

sábado, 28 de julio de 2018

Medio Maratón Tijuana 2018



 


De manera oficial he vuelto a la carreras. El pasado domingo 22 he entrado a correr el Medio Maratón Internacional de Tijuana. 

Debido al espolón que me salió y comenzó a molestar desde diciembre, provocando que desistiera en mi participación al Maratón de Mexicali; desde entonces sólo corrí en un compromiso en enero en Mexicali, pero fue un 2.5k que hice entre trote y caminata para acompañar a un niño, lo cual no cuenta para mí como carrera. Como decía, debido a ésto, no corrí por dolores en el talón y subí de peso y perdí condición física. Tan sólo realizaba caminatas y a  veces alternaba con un poco de trote... lento e incómodo trote.

Mi nariz tapada por sinusitis se lució en este fin de semana, y respirar es clave para realizar cualquier deporte, aunque sea por gusto y no por destacar. Y la humedad del ambiente empeoró todo para mí.

6 kilos extras que por más que he corrido en los últimos tres meses, sencillamente no ceden. Eso me vuelve pesado y algo lento. 

Calorcito y humedad, bueno, siempre en cada año se luce el clima en la fecha de este evento, que bien podrían llevarlo a cabo una hora más temprano, pero eso al parecer nunca sucederá. Lástima, desocuparíamos las calles una hora más temprano.

Bueno, en mi regreso no esperaba algo más lento que 1:50 horas, y algo debajo de 1:40 parecía soñado. Lo curioso es que hace un mes entrené la distancia de medio maratón y para mi sorpresa hice 1:44 horas, sin embargo, ese día no tuve tanto calor, la ruta fue sencilla en su altimetría y me doy cuenta que cuando corro en solitario voy completamente concentrado en mi esfuerzo, ritmo de carrera y voy controlando parciales y tiempo en general. En las carreras hay muchos factores que uno no puede controlar ni decidir, así que me tuve que conformar con hacer 1:49 horas.

Se siente feo el querer parar y caminar un rato, y eso lo sentí desde el kilómetro 16, pero recordé lo que dicen algunos: "Cuando sientas que no puedes más y tengas ganas de parar, es el momento para acelerar".  Eso hice: "aceleré un poco", no tenía mucho para dar, pero lo di.



La ruta, es nueva otra vez... ¡Otra vez! je je je.   No podemos quejarnos de que siempre corremos por donde mismo, pero sí, y algo que no termina por convencerme es subir al Caliente, si tan sólo vemos sus paredes al rodearlo, no podemos presumir de haber entrado y haber visto lo bonito que es el Estadio de fútbol o el galgómodro. Sólo vemos cemento y paredes altas... algo aburrido, que aparte sabemos es la antesala a la parte más complicada de la ruta: la cuesta del bulevar Las Américas.

Curioso que en la medalla le pongan esta vez los lugares simbólicos de la ciudad, como las Tijeras, el arco-reloj de la Revu, la Torre de Aguacaliente, etc. etc cuando esta vez ni pasamos por esos lugares. Eso sí, no faltaron el perrito xoloitzcuintle y un toro por aquello de nuestro orgullo deportivo local, que bueno, a muchos corredores no nos interesan, porque correr es "nuestro deporte".

Y hablando de cosas que a nadie interesa pero a mí un poquito: en total llevo 46 Medios maratones, aunque ya fueran 50 en total pues este año ya dejé pasar 4 "medios". 

Mi debut fue en el de Tijuana 2006 con 1:46:31 horas.
Mi peor marca: 2:07:26 hrs. Tijuana 2008.
Mi mejor marca: 1:31:11, Ensenada 2015.

Lo mejor está por venir... que este chico se está poniendo en forma nuevamente  :)

¡Gracias por pasar por aquí!

sábado, 14 de abril de 2018

¡Sigo Corriendo!



"Sigo corriendo, y sigo corriendo pero nadie me toma fotos, ni tampoco quiero publicar a diario que corro.
Sigo corriendo solo, y sigo sin aburrirme por correr solo, y es que nunca me siento solo.

¡Sigo disfrutando de correr... afortunadamente!"


   En ocasiones uno publica en facebook algo tan sencillo como esto y resulta curioso, pues nunca sabes si habrá personas que se van a identificar o por lo contrario se sentirán aludidas y les fastidiará el post.

   A decir verdad no esperaba ni diez likes (fueron 46). Tan sólo fue como publicar algo que simplemente se me había ocurrido en el momento, casi como un desahogo y necesidad de anunciar que aunque no me han visto en las carreras ni poniendo fotos de carreras ni de entrenos, pues que seguía trotando por mi cuenta. Sin embargo, extraño mucho estar ya participando, incluso ya echo de menos el esfuerzo agotador en los maratones.

   Y, bueno, sólo porque mi blog recientemente cumplió 7 años de existir, es por ello que poner todo ésto aqui es la excusa para remover un poco las telarañas.

¡Gracias por visitar el blog de vez en cuando!


Comentarios exportados desde Facebook:


Victor Puma─Me encanta correr solo!

Susana Calette─Me encanta!! Yo tambien lo disfruto al maximo.

Rafael Arredondo─Recuerda Héctor que unas de las principales razones de la práctica del deporte es disfrutarlo, saludos.

Karla Solano─Si se disfruta, como es que es un tiempo que se comparte con uno mismo además le hace mucho bien al cuerpo, se siente uno más activo, saludos y bonito dia.

Elisa Guerrero─Ya somos 2, sigo corriendo , nadie me toma fotos ni se enteran xq no lo publicó.

Angelica Alejos Galvan Rayoooss...yo publico hasta cuando corro a las tortillas.

Ana María Verdugo Gastélum─Usted hace poesía al andar...qué bonito!

Espe Espinosa─A mi me gusta correr solita con mi música y adiós mundo jiji!

Israel Flores─Así es amigo, por años corrí solo, aprendi a autoentrenarme, a tener disciplina y cumplir mis metas y objetivos, disfrute de la naturaleza, del cantar de las aves, de un buen atardecer, reflexionaba sobre mis preocupaciones y sus posibles soluciones, ahora entreno en grupo y tengo diferentes sensaciones, pero definitivamente el correr solo es lo maximo , lo mejor que puede haber!! Saludos mi gran Amigo Hector Buelna.

Memin Godinez─Ya somos tres. A mí también. Les invito a los amigos y no tienen tiempo. Ni modo. Un abrazo Campeones.

Victor Verduzco─Estimado Hector, al correr el cuerpo, le llamo mover el alma y activar el espiritu. Saludos!





lunes, 12 de marzo de 2018

¿Por qué no podemos correr como otros?

¿Por qué algunos corredores en tan poco tiempo que llevan corriendo se ganan los primeros lugares llevándose los titulares de periódicos y las redes sociales? 

Y, ¿por que será que otros como yo, teniendo varios años dándole al running apenas conseguimos mejorar unos segundos en nuestras marcas -por año-, y a veces nada?

Comenzaré diciéndote que cada cuerpo es diferente, es claro, cada organismo reacciona y responde de modo distinto a los estímulos de un esfuerzo físico... o se puede decir de una manera más clara:

Hay quienes parecen tener un cuerpo hecho a la medida para cada deporte, ejemplo, si tienes altura y eres delgado y pies igualmente anchos o largos, seguramente podrás ser un buen nadador o destacado basquetbolista. Si eres delgado, fuerte y de mediana estatura y menor a 30 años de edad, es muy probable que te puedas convertir en un corredor que gane lugares en los podios cada fin de semana.




Hace poco hablaba con mi amiga Yoana  Díaz sobre este tema, que no todos podemos ser igual de "buenos" corredores, puesto que la naturaleza aparentemente nos dio lo mismo, mas sólo es semejanza, pues no todos tenemos el mismo peso corporal, ya que hay quienes siempre han sido delgados, mientras que otros subimos de peso con gran facilidad en cuanto dejamos de tener actividad física, y después cuesta bastante esfuerzo el poder quemar esos kilos extras, lo cual no nos permite ser más veloces y merma nuestra condición atlética.

Habrá quienes tengan pulmones mucho más fuertes o vigorosos, de igual manera sus músculos abdominales, piernas o en general el cuerpo entero. 

Habemos quienes tenemos algún problema nasal como sinusitis o tabique desviado y no podemos respirar adecuadamente en un deporte como éste que exige jalar mucho aire para llevar energía a los músculos. De hecho, una buena respiración y control de la misma es básica para quien busca mejorar en la práctica de su deporte favorito.

Hay quienes redoblan esfuerzos y también asisten a gimnasios para moldearse y/o fortalecerse, y del mismo modo hay quienes alternan correr con natación o pedaleando; muchas veces con la finalidad de fortalecerse en todos los aspectos y para ser la mejor versión que puedan conseguir del corredor que sueñan ser.




La edad... claro que también contribuye, porque mientras algunos comenzaron a temprana edad, siendo atletas desde niños o adolescentes alcanzando así un gran nivel, otros comenzamos despues de los 25, o de los 30, los 40 años o incluso después de los 50's.  Por tal motivo no todos alcanzan el más alto rendimiento que posiblemente pudieron tener cuando fueron más jóvenes.

Por supuesto que este último dato de la edad no es para desalentar a nadie, en el fondo todos los corredores ya lo sabíamos, e igualmente sabemos que para comenzar a realizar un deporte no hay edad, porque existen metas que queremos alcanzar y son "muy nuestras" y de nadie más, son nuestros sueños y los merecemos... merecemos alcanzarlos, y obtener esa dosis de felicidad en nuestra vida, quizá una y otra vez, por eso repetimos año tras año las mismas carreras, porque también sabemos eso: que correr es un infalible generador de felicidad.

Por eso, para muchos de nosotros quienes tenemos corriendo gran parte de nuestras vidas, el pensamiento de "con que me gane a mi mismo me habré superado como corredor" es definitivamente una gran satisfacción cuando se consigue, y nos importa muy poco todos los que llegaron primero, porque supimos llegar a nuestra meta.



lunes, 15 de enero de 2018

Carrera 2k y 5k IFJR en Mexicali




Ayer domingo corrí acompañando a un lindo niño llamado Alejandro, él mismo me había invitado (por llamada telefónica), ya que ese sería el concepto de la carrera, niños acompañados de un adulto. La carrera fue de dos kilómetros, organizada por el  Instituto Félix de Jesús Rougier.

Qué bueno que no me avisaron que sería con polvos de colores, porque de saberlo me hubiera negado a participar, y me enteré apenas la noche previa a la carrera, ya estando en Mexicali. Todo porque sea más divertido y que el pequeño disfrute de correr, pero la verdad es que ni al niño le agradaron los polvos, y por petición de él hicimos lo posible por sacarle la vuelta a los "arrojadores de polvos", pero ni así nos escapamos de que nos cayeran en los ojos, y eso que ambos usamos lentes de sol.

Entre caminatas y trotes, para entusiasmo del niño, llegamos a la meta.

Lo interesante es que en media hora habría una carrera de 5 kilómetros como parte del mismo evento, pensé (y solamente lo pensé) que me encantaría correr esa para sentirme un poco más corredor y menos recreativo... algo como de orgullo personal. Sin embargo, tengo una molestia en un talón desde hace un mes y casi no he podido correr, y esta posible bursitis realmente duele si le meto mucho esfuerzo o si el suelo es muy rígido, por lo cual no he corrido mucho en lo que va del año, pues me he visto obligado a tomar muchos días continuos de reposo; ¡Oh, no, creo que alguien subirá de peso y perderá condición física!

Entre pláticas con Anny, madre del pequeño, y con Lucy, perdí la noción del tiempo, pues me sentía realmente incómodo con la pintura; luego el niño y yo nos fuimos a lavar y tratar de quitar lo más que pudiéramos. No tardamos mucho, pero cuando volvimos con Lucy y Anny, me percaté de que la carrera de 5 kms estaba ya por comenzar... anímate, éntrale me dijo Lucy. Lo pensé unos segundos, y en eso los corredores arrancaron. Entonces troté hacia la línea de salida, caminé tratando de encender el Strava en el celular, para guiarme con el ritmo y tiempo, pero no sabría mi velocidad ya que Strava por primera vez me falló, extrañamente estaba trababa la aplicación, y no... no funcionó.

Ya iba caminando entre los competidores de sillas de ruedas. Sin querer, me atrasé más por buscar el cronómetro del celular, y amplié mi desventaja con el resto de los corredores que estimo serían unos doscientos.






Quería sentir el rigor de hacer velocidad, pues ahí estaba siguiendo a todos, habiéndome puesto en marcha un minuto después de ellos 😂
Fue interesante ir rebasando y acelerar sin aflojar el paso. Cada vez que sentía cansancio me mentalizaba para volver a pisar el acelerador. Me motivaba ir dejando atrás a tantos runners (fueran recreativos o no). Claramente había buenos corredores, pues los más lejanos los veía como a tres o cuatro cuadras adelante, me parecían casi imposibles de alcanzar, pero me propuse no rendirme, no aflojar el paso, no tomar agua para no perder el ritmo (lo cumplí) y descarté la idea de que era imposible alcanzar a los punteros.

No soy un corredor muy veloz en realidad, pero mi agitada respiración me indicaba que mi paso era ligeramente debajo de 4 minutos por km o quizás un poco arriba del mismo. Cuando alcanzaba a los que me habían sacado más de una cuadra, me motivaba para ir por el siguiente grupo o corredor.

No, no darían nada a quienes ganaran, era carrera recreativa (y nos seguían echando polvos coloridos y fastidiosos), pero me sentía muy motivado, aunque creo en parte se debía a que como tomé muchos días de descanso obligatorio, las ganas de mover las piernas se me habían acumulado.




El dolor, por desgracia, llegó a mi talón... tenía que resurgir por correr sobre duro pavimento, por el esfuerzo; poco a poco se intensificaba.

Nos quedaba cerca de un kilómetro para por fin llegar a la meta y ya no lo soportaba, tenía que aguantarlo. Quería alcanzar a un par de jóvenes que casi iban juntos, pero ya no pude apretar más el paso, al contrario, tuve que disminuirlo ya que el dolor se volvía agudo, mas no quería llegar renqueando ni mucho menos caminando.  "Qué imprudente he sido por mi arrebato de correr", pensé.

Qué padre se siente que volteas y nadie viene detrás de ti, pero adelante ya tampoco había nadie... la meta sería para mi solito.

Lo bueno es que pude terminar bien la carrera. Quedé en quinto lugar general 😝 y empanizado de polvos de colores hasta por los ojos y la nariz. ¡Ya qué!

Lo malo es que ahora tardaré más tiempo en sanar de mi bursitis, con mi talón inflamado que duele de sólo apoyarlo al piso.

¡Ah, qué corredores, a veces no tenemos remedio!







miércoles, 15 de noviembre de 2017

Silver Strand Half Marathon 2017

Foto: cortesía de Germán Rodríguez Solís.


Le puse palomita a todos mis entrenamientos previos a este medio maratón:
Un 3x 5000, con 21:20' en promedio cada uno. Un 17K en 1:12:50', donde me di el lujo de aflojar en los tres últimos kilómetros. Y varios entrenos más, menores a 10 kms, a buen ritmo.

Todo hacía indicar que podía sin ningún problema lanzarme por una marca personal de la ruta, pero de la ruta actual, puesto que antes el Silver Strand Half Marathon tenía un trayecto más sencillo, (y aún lo es, pero ya no tanto). Es curioso, pues llegué mejor entrenado el año pasado que esta vez, aparte de estar en mi peso ideal, y hoy por hoy parece que ya me quedé con mis kilos extras, pero no, me he de deshacer de ellos.



Me fue mal el año pasado, cuando iba decidido por 1:30 horas, el clima se lució con condición  Santana, y yo saliendo de una gripe, me sentí algo mal. Este año había tenido puros resultados "decentes" con un 1:39 en Mexicali, 1:37:30 en Ensenada, casi 1:41 en Rosarito y en San Diego igual, y peor fue el 1:53 de Tijuana... de mal en peor iba. Así que correr el Silver Strand era mi oportunidad de mejorar el que quizá sea mi último medio del año.

Fue un gusto enorme que Víctor Puma nos acompañara a Lucy y a mi a la expo y al día siguiente a la carrera. Allá nos encontramos con Alexis Verdugo, Germán Rodríguez Castro, Adriana Díaz y a varios conocidos más; había presencia tijuanense, y claramente uno de Tijuana sería el vencedor de este medio maratón. Puntuales, todos listos para arrancar desde Coronado, a disfrutar del largo bulevar Silver Strand, hasta llegar y girar un poco en Imperial Beach, donde la meta nos esperaba.

Imagen: Chapar Iux


Siempre toca ver de frente el cielo en todo su esplendor. Se corre ligeramente de bajada, por suerte hacía algo de frío y estaba semi nublado. No me quise atrabancar como el año pasado que me fui con los punteros un rato, no, con calma, para rendir, para administrar energías.

De pronto el pacer de 1:30 iba a mi costado izquierdo, que en realidad era doble pacer: un chico y su amiga (o novia, que sé yo) iban comandando a un grupo de unas doce personas, yo entre ellos, pues me les pegué un rato. La verdad que fue algo desalentador, pues los pacers iban platicando sin parar en todo momento, mientras yo resoplaba y jalaba aire fuertemente para poder mantener el mismo ritmo que ellos, ah, pero no, ellos no dejaron de ir conversando en todo momento, así que, para no sentirme humillado, los dejé irse poco a poco, después de todo mi ritmo debajito de 4:20' era bueno si lo mantenía lo más que pudiera.

Terry Dowie iba fuerte, una vez más buscando ser la líder en las 10 millas, distancia que me late, y quizá me anime a correrla la próxima vez. La seguí (a Dowie) hasta donde pude, pero se me escapó como en el km. 12, después de todo le faltaba poco a ella, a mi nomás 9.




Noté la gran diferencia en el impacto en mis piernas, de como uno entrena mucho sobre tierra y senderos, y en plena carretera ya la cosa cambia drásticamente, pues el golpeteo llega mucho tiempo antes. Creí que podía llegar en menos de 1:34 horas, y con eso vencería mi marca del 2012 del Silver Strand. No sería tan fácil. Imperial Beach nos recibe con 5 kilómetros más entre sus calles y viviendas, entre lo plano y algunas cuestecitas. Al igual que el año anterior, me costaron mucho esos 5 kms finales.

Chapar Iux me tomó una foto sin percatarme yo de su presencia (¡muchas gracias, amiga!). Vi como los pacers de 1:30 ya venían de regreso, y por supuesto, venían solitos, quizá nadie les aguantó el paso o su platicadera.

 Luego, ya enfilándome a la meta vi y escuché los gritos de apoyo de Lucy, de Mario Córdova (quien corrió los 5k del evento) y de don Germán Rodríguez de Yo tambien corro en Tijuana.

Strava me marcó 200 metros de más, y eso que me voy por la tangente. Me marcó 1:36:20 horas, pero para el evento, el chip me registró 1:37:04 horas, lo cual me deja contento más no satisfecho... vaya, es el mejorcito medio que he corrido en el año. Me queda la espinita de que no le saqué mayor provecho, sin embargo sé que no aflojé por pereza, quizá un poco por cansancio, mas no estuvo mal para andar un poco "chubby". 
Entrar al top 100 como el año pasado, pero en mejor lugar, era otro objetivo, y pues feliz de quedar en el lugar 62, ya buscaré el top 50 en otra ocasión.


Foto: Víctor Puma



¡Gracias por tu visita!





Archivo del blog