martes, 5 de marzo de 2013

Una gran terapia: Correr

Hay ocasiones en que necesitas apoyo moral no solo de tus amigos y colegas runners. También se extraña de la familia. Que un miembro importante de tu familia diga alguna vez "No se para que corren todo el tiempo!", te hace pensar en muchas cosas, pero me di cuenta que "ella" no tenia y nunca tuvo un hábito deportivo, al menos por salud, o para divertirse con su hijos. Sentí pena, porque era clara su carencia de conocimiento sobre este deporte, y sin duda de los beneficios de practicar cualquier otro.
Su esposo, por el mismo estilo de vida, haciendo de vez en cuando críticas sobre mi práctica constante de la "carrera", y curiosamente también sobre mis viajes a otras ciudades para cumplir sueños, de llegar a las metas de maratones de renombre o extranjeros!. Evidente es en su apariencia la falta y necesidad de llevar alguna rutina física... al menos por cuidar la salud, repito!.


Recientemente, alguien mas de la familia me dijo que correr no me haría ganar dinero!!. Y que para que le dedicaba tanto tiempo. Vaya!, con todo lo que uno gana al correr (beneficios que ya he mencionado varias veces), ¿para que quiero ganar dinero corriendo?. Claramente no empecé mas joven en este grandioso deporte, y no puedo aspirar a eso, a lo que "el" se refería. Siempre he sido realista y conozco mis límites, aunque no les hago mucho caso (a los límites), porque esos son mas mentales que físicos.

Gracias a mi Madre, que aunque ya no esté en este mundo, siempre recordaré que alguna vez me dijo que le daba mucho gusto saber que corría, y que no dejara de hacerlo... va por ella, a quien le dedico mis esfuerzos!.

Pero se puede ser el héroe en tu hogar, el campeón de tu casa... porque cada vez que cruzas una línea de meta te das cuenta que valió la pena levantarte, estar ahí, y correr.
Habrá gente que en algún momento dado te puede defraudar, incluso de tu propia familia. Habrá ocasiones en que estés deprimido, frustrado porque las cosas no se dan, o porque no resultan como y cuando tu quieres, pero te pones los tenis, eliges un lugar en tu mente, de esos que acostumbras, sales de tu casa a la hora del día que mas te guste, trotas, aceleras, corres, sientes el viento, el sol, la libertad, y te empiezas a llenar de una especial energía. Que mejor terapia que ésta, que corres y ya te sientes bien... mucho mejor!.


Punto y aparte, recordé el tema que les menciono mientras calentaba para correr el pasado 3 de marzo, una competencia de ruta mas, de 5 kms. Carrera en honor a Trinidad Arista.
Claro que puedo ser una mejor versión de mi mismo, y que puedo correr mas rápido si quiero el día de hoy, he entrenado duro para mejorar, así sean unos pocos segundos.
Gracias a Dios!, corrí debajo de los 19 minutos (18:55) por vez primera en un 5k. Sabía que era cuestión de tiempo, y aunque no es una gran marca, fui mejor corredor ese día. Por cierto, obtuve mi tercer podio en mis 8 años de corredor. Un segundo lugar en la categoría. Lástima que esos miembros de mi familia no estaban ahí presentes, para demostrarles que si uno quiere, se puede!.


Gracias por tu visita estimado lector... no olvides regalarte una mejor calidad de vida!, ¡Corre!

Archivo del blog