martes, 26 de julio de 2011

En The Rock 'n' Roll, Las Vegas Marathon 2009

 Era diciembre 5 del 2009. Estábamos en Las Vegas, ciudad llena de luz, de gente sonriendo, todos esperando vivir alguna nueva aventura. 
 Todo listo para que la ciudad fuera testigo del primer maratón de la serie Rock & Roll que ahí se realizaría. 
 El clima en esas fechas es bastante frío, aunque a la mayoría de los corredores nos gusta entrenar o competir con temperaturas bajas, admito que era demasiado frío para mi y el haber llegado un día antes no era suficiente para aclimatarse, si es que acaso se puede.

 Domingo 6 de diciembre:
Todo listo, la alarma nos levantó a Lucy y a mi, y con mas emoción que nervios nos fuimos en esa ligeramente oscura madrugada hacia la línea de salida, pero oh climita!, que frío, salir con short y camiseta estando a 2 grados bajo cero era el primer reto que soportaría ese día. Y ahí voy hacia la avenida principal, justo enfrente del casino Mandalay, hacia allá me fuí trotando, ahora si que literalmente necesitaba calentar, no estábamos tan lejos así que me duró poco el gusto.

 La gente corredora me impresionaba, que cantidad de todo, de entusiasmo, de compañerismo, de disposición por sufrir un poco pero de disfrutar mas que nada, que cantidad de participantes, supe que eran mas de 20,000, algunos iban por el medio maratón y los mas locos íbamos por el Maratón.
 Identifiqué de inmediato mi "corral". Nos asignaban uno de acuerdo al tiempo que elegimos que podíamos terminar la distancia.
  En verdad era tanta gente en la calle y banquetas que encontrar un espacio para estirar un poco fue casi imposible, mi estiramiento fue por lo tanto mínimo por no decir que nulo.
  Lo inesperado: en mi caso fueron los juegos pirotécnicos, aunque ya estaba amaneciendo lograron lucir y todos veíamos emocionados como con sus luces chispeantes se anunciaba el comienzo de la carrera como una gran fiesta.

  Lo que no sabía que podía hacer: 
Así que me urgía correr, el frío era tremendo; muchos con sudaderas y ropa para ese clima, ya se la sabían. Aunque yo era novato corriendo en bajas temperaturas ni idea tenía de que al correr toda esa gente tiraría a las banquetas esa ropa extra que usaban para el frío y eso durante las primeras millas o cuando ya habían entrado en calor.  Claro había gente que las recogería especialmente para donación.

¿Pasadito de peso?, pero con con ganas de  maratonear.
 Comienza la Aventura: 
 Al fin fue el turno de salir para el corral 12, y ahí voy.  Llevaba mi ipod para medir mi ritmo por kilómetro pero no me fue muy útil, mejor fui viendo mi reloj al completar cada milla. Tanta gente apoyando a los corredores me gustó, eso no lo había visto en ninguna carrera antes y es uno de los detalles mas motivadores que pueda haber.
 Los Elvis me pasaban por todos lados y algunos tan buenos aun con el disfraz que luego los perdería de vista, otros llevaban disfraces chuscos que no podías evitar reírte de ellos y así olvidar un poco el esfuerzo.
 Pasamos por todos los famosos casinos conocidos y saldríamos de ese bulevar solo los maratonistas, los del medio (que eran mayoría) regresarían por donde vinieron.
 Había buenos abastecimientos, la bebida citomax que en verdad resulta muy efectiva, retarda el cansancio y evita los calambres; al igual que los geles que podías tomar los que necesitaras de mesas practicamente llenas de ellos.
 Pero sentía mis piernas algo entumecidas, que me pareció que nunca entré realmente en calor, me daba cuenta en mis brazos, con la piel chinita y con el ritmo lento que apenas podía manejar, pero me gustaba ir a ese paso en realidad.
  Cada milla llena de música, con bandas de rock cada 2 millas, aunque el rock no me motiva a correr mas ni mas rápido, me gustaba la intención de los organizadores, al fin de cuentas ese era el concepto y era una buena idea que atraía a mas atletas.
 Me detuve como en la milla 17 para estirar un poco pues sentía que podrían llegar los famosos calambres, ya había pasado por eso en mi primer maratón y quería evitarlo y después de 2 minutos y de beber un poco seguí con nuevos ánimos.

Faltan 6 millas!, si ya pude 20 que son 6 mas!

 Había un ligera bajada, una calle larga y era buena para mi, para acelerar un poco y tratar de recuperar tiempo, sabía que no sacaría un buen crono, era apenas mi segundo maratón y ya solo quería terminarlo bien, tratar de llegar satisfecho a la meta con un nuevo logro, pero hacer un tiempo menor que la vez primera no lo veía muy posible.
 Subir esa calle de regreso fue agotador, pero mis ánimos eran muchos, y veía a tanta gente poniéndole ganas que !como no dejarse invadir de ese mismo entusiasmo!
 Unos niños salieron de su casa y nos daban apoyo; extendían sus manitas para saludarnos y eso sería algo inolvidable. Pensé que ellos mismos algún día correrían ese mismo maratón.

Subiendo, subiendo!
 Calambres y meta a la vista:
 De nuevo otro gel, mas bebida isotónica, la milla 23 y el Mandalay Bay Resort ya se veía a lo lejos, y a un lado la pirámide del Hotel Casino Luxor se veía como un oasis que nos guiaba.   Pero un cuadríceps y una pantorilla ya dolían, sentía como querían acalambrarse, me preocupaba aunque  ya no faltaba mucho y supe que debía bajar el paso, entonces cambié mi forma de pisar y con pasos mas cortos para que no doliera la pantorrilla, y creo que funcionó.  Caminé un poco  aunque odiaba la idea de hacerlo, fue justo antes de subir por un puente, "vamos solo quedan 2 millas!"; pues me lanzé por lo poco que quedaba, ya no me importaba si llegaba el calambre, al fin que mi paso no era para nada veloz, la recompensa estaba cerca, la pirámide la tenía enfrente... una milla mas, bajamos el puente, muchos me pasaban al lado muy rápido, creo que ya se sabían la ruta, el clima y por todo lo que pasarían, ya que después me enteré que el maratón ya se había realizado por varios años, pero por vez primera formaba parte de la serie del rock & roll.

Descansando un poco en la tarde de ese gran día.

  Por fin llegué a la meta, ubicada en el enorme estacionamiento del Hotel Mandalay.
  Estaba hecho, era mi segundo maratón, había pasado la mitad en casi 2 horas así que lógicamente hice el completo arriba de las 4 horas, 20 minutos arriba de mi primer maratón, pero no importaba, se había vivido una experiencia totalmente nueva, diferente y lo volvería a hacer. 
 Ya no había frío, solo un satisfactorio cansancio y lleno de una gran sensación de logro. 
 El resto del día a pasear, descansar y a comer todo lo que quisiera... y con Lucy , que mejor compañía!.



Jose Héctor Buelna #12208

Tijuana, BC, Mexico
Age: 36 Gender: M
4:12:07
DistanceMAR
Clock Time4:35:46
Chip Time4:12:07
Overall Place2231 / 5905
Gender Place1581 / 3340
Division Place311 / 612
Age Grade49.6%
Pace9:37
Ttlrace5905
Ttldiv612
Ttlsex3340
5 Km27:37
10 Km54:00
10Mi1:27:42
Half1:57:02
16 8 Mi2:34:58
20 Mi3:09:17

Archivo del blog